Abuso de curas chilenos alcanzan la cifra de 119 casos

2 min de lectura

Abuso de curas chilenos alcanzan la cifra de 119 casos. Decenas de nuevos casos contra menores han salido a la luz en Chile. Esto profundiza la crisis en la Iglesia Católica del país, que ha involucrado al Papa Francisco.

Abuso de curas chilenos

La oficina del fiscal jefe del país dijo que el número de casos que estaba investigando se había disparado a 119 a medida que más víctimas se presentaban. Un total de 167 obispos, sacerdotes y miembros laicos de la iglesia están siendo investigados por crímenes sexuales cometidos en el país desde 1960.

Siete de los que están bajo investigación son obispos y 96 son sacerdotes, pero no está claro por las cifras publicadas cuantos estaban actualmente en servicio. Entre los implicados está la figura católica más importante del país, el arzobispo Santiago Ezzati, quien enfrenta acusaciones por  encubrir el abuso sexual en su diócesis.

La mayoría de las pruebas en su contra se recopilaron durante un registro de las oficinas de la arquidiócesis en Santiago.

La búsqueda fue ordenada por el fiscal a cargo de la investigación, Emiliano Arias, después que la iglesia se negó a entregar los archivos a los investigadores, citando la necesidad de respetar a las víctimas.

Ezzati ha negado las acusaciones. Incluidos los de un asesor superior, Oscar Muñoz, de 56 años, quien fue encarcelado en julio mientras continúa la investigación de las acusaciones de que violó al menos a siete niños.

Como reflejo de la indignación pública por los hallazgos de la investigación, el parlamento chileno ha comenzado a retirar su ciudadanía al naturalizado italiano Ezzati, quien ha protestado por su inocencia.

Una encuesta de opinión reciente realizada por los encuestadores Cadem mostró que el 96 por ciento de los chilenos cree que la iglesia sistemáticamente cubre el abuso por parte de los sacerdotes.

El Papa Francisco ya se disculpó repetidamente con los chilenos por el escándalo. Admitió que la iglesia no “escuchó y reaccionó” a las acusaciones, pero prometió “restaurar la justicia”.

Padre Karadima, uno de los máximos responsables de la institución católica en el país.

Karadima, el rostro de la vergüenza

El propio Francisco se sumió en el escándalo cuando, durante un viaje a Chile en enero, defendió al obispo Juan Barros, de 61 años, acusado de encubrir los abusos del sacerdote pedófilo Fernando Karadima en los años ochenta y noventa.

Karadima fue suspendido de por vida por el Vaticano por las denuncias de abuso sexual infantil. Ahora los obispos y otros sacerdotes acusados ​​de abuso en Chile enfrentarán toda la fuerza de la ley secular.

Los fiscales inicialmente indicaron que se abrieron 38 casos en las primeras semanas de su investigación, que comenzó en julio. “El número de investigaciones sobre crímenes sexuales cometidos por miembros de la Iglesia Católica ha llegado a 119 casos”, dijo el fiscal del estado el viernes en un comunicado.

Muchos de los casos han salido a la luz después de búsquedas recientes en propiedades pertenecientes a la orden religiosa de los Hermanos Maristas. El Vaticano expulsó recientemente a un sacerdote marista, Abel Pérez, quien confesó haber abusado sexualmente de 14 menores en los años setenta.

Juan Carlos Claret, líder de un grupoque se oponía a la política de la Iglesia Católica de transferir sacerdotes acusados ​​de abuso en lugar de despedirlos o entregárselos a las autoridades judiciales, dijo que la Conferencia Episcopal conocía ya en 2007 a 120 sacerdotes involucrados en abusos sexuales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LaVozdeChile