Abuso sexuales en la Iglesia de Chile en la mira de los enviados del Vaticano

1 min de lectura

Las víctimas de abusos sexuales del clero chileno dieron testimonio ante un equipo enviado por el Vaticano. La misión de los delegados del Papa Francisco es investigar los cargos de los funcionarios de la Iglesia que encubrieron el abuso.

Muchas de las víctimas dieron su testimonio ante un funcionario del Vaticano que no habla español, recién después que el enviado principal del Vaticano se sometiera a una cirugía de emergencia.

El arzobispo Charles Scicluna de Malta se sometió a una cirugía de emergencia de vesícula biliar el miércoles, en Santiago. Al día siguiente, en Twitter, el arzobispo agradeció “a todos los que amablemente han expresado su apoyo y generosamente han ofrecido sus oraciones mientras continúo en mi recuperación”. ¡Dios los bendiga!”

Scicluna decidió hacer el viaje a Chile a pesar que no se sentía bien. Mientras escuchaba un testimonio el pasado 20 de febrero, comenzó a sentirse peor, pero estaba decidido a terminar el día. Fue al hospital para un chequeo más tarde, esa misma noche.

Después que Scicluna fuera hospitalizado, el padre español Jordi Bertomeu Farnos, un funcionario de la Congregación vaticana para la Doctrina de la Fe, continuó escuchando testimonios. También se reunió con algunos católicos de Osorno, al sur del país.

Testimonios de las víctimas

Las víctimas de abusos alegan que el obispo de Osorno, Juan Barros, entonces sacerdote, había sido testigo de los abusos cometidos por su mentor, el padre Fernando Karadima.

En 2011, el Vaticano condenó a Karadima a una vida de oración y penitencia después que fuera declarado culpable de abusar sexualmente de niños. Karadima negó los cargos; no fue procesado civilmente porque el plazo de prescripción se había agotado.

El portavoz de las víctimas, Juan Carlos Claret, dijo que estaba contento de poder reunirse con Bertomeu. “A diferencia de Scicluna, él es un hablante nativo de español, por lo que no necesita un traductor para nuestras conversaciones”, dijo Claret.

Claret dijo que la controversia sobre Barros estaba dividiendo a la comunidad católica. Y que muchas personas no quieren un obispo que están convencidos de haber encubierto a Karadima.

El Papa Francisco envió a Scicluna y Bertomeu a Chile después de una controversia que se reavivó durante su visita en enero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LaVozdeChile