América Latina ¿sigue siendo católica?

Por Andrew Chesnut (*)

Los latinoamericanos han estado abandonando al protestantismo durante décadas. Ahora muchos rechazan completamente la religión organizada. Una de las principales razones por las cuales un latinoamericano fue elegido como el primer Papa del Nuevo Mundo hace casi cinco años es la disminución a largo plazo del rebaño en la región más católica del mundo.

Hace apenas cinco décadas, en 1970, América Latina era 92% católica. Mexicanos, argentinos y brasileños, por ejemplo, nacieron en la Iglesia y vivieron sus vidas como católicos, aunque la mayoría de ellos no asistían regularmente a la iglesia. Sin embargo, después de medio siglo de precipitado declive, Latinoamérica, hogar del 39% de los 1.300 millones de fieles del mundo, ya no será mayoritariamente católica para 2030.

Una nueva encuesta de la respetada firma  chilena Latinobarómetro encuentra que América Latina ahora es solo un 59 por ciento católica, frente al 80 por ciento en 1995. La histórica encuesta Pew 2014 del panorama religioso latinoamericano, para la cual fui el principal consultor académico, informó que la región era 69 por ciento católica.

Es en este contexto que los cardenales eligieron a uno de sus hermanos de América Latina con la esperanza de que, si se pierde Europa, todavía podría haber tiempo para detener o incluso revertir la hemorragia eclesial en el Nuevo Mundo.

La encuesta de Latinobarómetro es la primera en revelar que, casi cinco años después de iniciado su papado, el Pontífice argentino ha sido incapaz de detener el sangrado.

 

En 2013, el año en que se convirtió en Papa, el 67 por ciento de los latinoamericanos dijeron a los encuestadores chilenos que eran católicos. Por lo tanto, el porcentaje de latinoamericanos que son católicos se ha reducido en ocho puntos desde que Francisco fue elegido.

Lamentablemente, la encuesta no contiene datos detallados sobre cada país encuestado. En el único país para el cual hay más detalles, Chile, el declive es aún más dramático. Durante el mandato de Francisco, Chile se convirtió en una nación en la que los católicos ya no constituyen la mayoría de la población. En 2013, el país más próspero de la región fue católico en un 56 por ciento, y en tan solo cuatro años la cifra cayó al 45 por ciento, lo que le dio a Chile la distinción de ser el segundo país sudamericano, después de Uruguay, en perder su mayoría católica

Si bien en este momento faltan cifras comparativas nacionales actualizadas, hay muchas posibilidades que el descenso de 11 puntos en Chile en los últimos cuatro años se encuentre entre los más agudos de la región. Si regresamos a 1995, el año de referencia de la encuesta Latinobarómetro, el declive de Chile del 75 por ciento católico al 45 por ciento se ubica como la cuarta mayor caída en América Latina. Honduras lidera la región, cayendo en picado del 76 por ciento católico al 37 por ciento en el lapso de 22 años.

De hecho, la nación centroamericana plagada de violencia es el primer país de la región en el que los protestantes superan en número a los católicos (39% a 37% de la población hondureña).

 

Volviendo a Chile, que el Papa acaba de recorrer junto con Perú, la nueva encuesta revela que el declive acelerado comienza con el escándalo de abuso sexual del padre Fernando Karadima, quien fue noticia en 2010 con revelaciones de su abuso de menores crónico y en serie. En lo que ha sido el tema más intratable de su papado, Francisco polarizó a los chilenos al nombrar a un protegido de Karadima, Juan Barros, como obispo de una diócesis del sur, a pesar de la vehemente oposición alegando que Barros, como parte del círculo interno de Karadima, había conspirado para encubrir los crímenes.

Al final de la visita del Papa a Chile, parecía que había logrado grandes avances en la reparación del daño causado por el asunto Karadima-Barros. No solo ofreció disculpas sinceras a las víctimas durante su discurso ante la Presidenta Bachelet y funcionarios del gobierno, sino que también sostuvo una reunión improvisada con sobrevivientes de abusos en la que derramó lágrimas de dolor por su victimización a manos del clero.

Sin embargo, en el último día de su visita logró borrar la mayoría, si no toda, la buena voluntad que había creado al defender enérgicamente al obispo en conflicto cuando un periodista chileno le preguntó por él. “El día que me traigan pruebas contra el obispo Barros, hablaré”, declaró el Papa, y agregó: “No hay ni una pizca de prueba contra él”. Es todo calumnia. ¿Está claro?”

Uno puede imaginar que su enérgica defensa de un obispo muy vilipendiado en el último día de su gira será la imagen que muchos chilenos se quedan. Es probable que esto contribuya a la continua erosión.

 

Más allá de Chile, la encuesta de Latinobarómetro revela que otros seis países de la región ya no son mayoritarios católicos. Uruguay, el país más secularizado de América Latina, figura como el otro país sudamericano con un 38% de católicos, mientras que Guatemala (43%), El Salvador (40%), Honduras (37%) y Nicaragua (40 %) para una región centroamericana que ya no es de mayoría católica.

En el Caribe, Cuba, después de seis décadas de dictadura socialista, es el hogar de la población católica más pequeña de América Latina, pero no fue incluida en la encuesta chilena. La República Dominicana es el único país del Caribe encuestado que ya no es mayoritario católico, con el 48 %.

Volviendo a América del Sur, Brasil, que es el hogar de la población católica más grande del mundo (y también la mayor comunidad pentecostal y la segunda población protestante más grande), sigue siendo mayoritariamente católica con el 54 por ciento. Pero no por mucho tiempo. Como especialista en Brasil, había predicho que perdería su mayoría católica para el 2030. Sin embargo, a la luz de los nuevos datos, estoy moviendo esa fecha al 2025. Para América Latina en general, es bastante probable que la región ya no ser mayoritariamente católica para 2030.

Hasta la última década, el principal beneficiario de la pérdida católica era el pentecostalismo, como lo demuestra Brasil, que ahora tiene una población más grande que la de los Estados Unidos, donde nació la rama dinámica del protestantismo carismático hace un siglo. Después de cinco décadas de crecimiento impresionante, el pentecostalismo ha podido reclamar alrededor del 70 % de todos los protestantes latinoamericanos, y su influencia y competencia por la participación en el mercado religioso ha llevado a la Renovación Carismática a convertirse en el movimiento católico más grande y dinámico en la región y en todo el Sur Global.

Tanto en Brasil como en Guatemala, donde el pentecostalismo ha encontrado un suelo especialmente fértil, más del 60 por ciento de los católicos se identifican como carismáticos, según Pew.

 

Si bien el pentecostalismo ha seguido expandiéndose en la última década, aunque a un ritmo más lento, el nuevo desarrollo más significativo en el panorama religioso de América Latina es el ascenso meteórico de los “nones religiosos”: aquellos que no tienen ninguna afiliación religiosa específica o identidad La encuesta Pew 2014 informó una población latinoamericana de 8% nones. En solo tres años, esa cifra se ha más que duplicado al 17 por ciento, según Latinobarómetro.

En comparación, Pew informa el porcentaje de nones en los EE. UU. es de un 22 %, que es un poco más grande que la población católica estadounidense, un 21 %. La recepción contrastante del Papa en Perú y Chile se debe en parte a la gran diferencia en el número de nones en cada país. Mientras que la población de Chile, con un 38 por ciento, es la segunda más grande de América Latina, detrás de la de Uruguay, Perú se encuentra entre las más pequeñas (8 por ciento) detrás del baluarte católico de Paraguay.

En resumen, por primera vez tenemos pruebas contundentes del continuo declive católico en la región que alberga al 39% de los fieles del mundo bajo el primer pontífice de la región. Mientras que la visita de Francisco al Perú parece haber dinamizado la base en la nación andina, el paisaje religioso latinoamericano en rápido cambio, en el que el catolicismo está pasando de una religión mayoritaria a una pluralidad, parece ser una tendencia tan fuerte que ni siquiera un carismático hijo nativo puede revertir su curso.

(*) Andrew Chesnut tiene una cátedra  de Estudios Católicos en la Universidad Commonwealth de Virginia. Es autor de numerosos libros y artículos sobre religión en América Latina, incluyendo “Espíritus Competitivos: la Nueva Economía Religiosa de América Latina”.

Deja un comentario