Bodegas Freixenet pone en venta la mitad de su empresa para la alemana Henkell

Bodegas Freixenet ha salido a vender el 50,7 por ciento de la empresa, cuyos comprador sería el grupo alemán Henkell. Se habla de un acuerdo entre las familias españolas Hevia y Bonet, dueñas de Freixenet, en el que acordaron la venta del 50,7% de las acciones. El nuevo socio sería la alemana Henkell, fundada en 1832 por Adam Henkell y una de las más antiguas marcas europeas de vinos espumantes.

Desde Freixenet aseguran que la operación se concretará esta próxima semana. La venta daría fin a la histórica disputa entre los socios familiares. Ya a comienzos del 2017, los Hevia Ferrer, habían planteado la venta de la empresa precisamente al grupo alemán Henkell, que ahora parece concretarse en unos 500 millones de euros.

Henkell había ofrecido comprar en enero 2017, pero se topó con la negativa de los Ferrer Noguer, que propusieron quedarse con un paquete accionario del 51%.

Los problemas entre las tres familias obligó a modificar el Consejo de Administración a mediados del año pasado y para pacificar la situación se creó una dirección colegiada integrada por todas para la gestión diaria de la empresa.

La crisis por la que atraviesa el sector del cava español, con descenso de ventas y fuerte competencia en el mercado externo, han reflotado el proyecto de venta. Finalmente, los Hevia Ferrer y parte de los Bonet han decidido resucitar la oferta de Henkell, filial de Dr. Oetker (una empresa multinacional de alimentación) mientras que el presidente de la compañía José Luis Bonet y la familia Ferrer mantendrían el 49,3% restante del famoso productor de cava.

Freixenet en números

Freixenet facturó en su último ejercicio 529 millones de euros (5% más que el año anterior). El resultado de explotación mejoró de manera notable, pasando de 4,7 a 10,7 millones de euros, por lo que el beneficio operativo se ha doblado en comparación con el ejercicio anterior.

Otro problema para el grupo catalán surgió del incremento de la producción de cava en otras regiones de España, como Valencia, Extremadura, y más recientemente, Galicia, con un espumoso de albariño de la Denominación de Origen (DO) Rías Baixas, que ha ido creciendo de forma imparable hasta lograr en esta última campaña una vendimia récord que ha multiplicado por cinco la producción de cava gallego.

El cava es una de las pocas denominaciones de origen que no están ligadas a un territorio en concreto.

 

Deja un comentario