Cardenal Errázuriz trata de aprovechadores a víctimas de la Iglesia de Chile

Cardenal Errázuriz acusó a las víctimas de los abusos sexuales de la Iglesia en Chile. Dijo que intentan sacar provecho de sus acusaciones. El arzobispo retirado de Santiago trata de desviar las críticas por el problemático viaje del Papa Francisco a Chile en enero. Culpa a todo. Desde el clima de verano a un vocero “ausente”. En su opinión han sido contribuciones para una cobertura negativa de prensa durante la visita papal.

El cardenal Javier Errázuriz, importante asesor de Francisco, escribió una carta extraordinaria a los obispos de América Latina. E insiste en que el viaje del Papa a Chile no fue un fracaso. Por el contrario, lo califica como “altamente positivo”. El National Catholic Reporter informó por primera vez sobre esta carta y su contenido hace horas.

Cardenal niega hechos

Errázuriz no asumió la responsabilidad del escándalo que ensombreció la visita del Papa Francisco. Y tampoco Errázuriz no se responsabilizó por los efectos persistentes de un escándalo de abuso sexual entre los católicos chilenos. No ha querido entender sus puntos de vista sobre la Iglesia y el papado.

El ex arzobispo inicialmente archivó la investigación sobre el abuso del padre Fernando Karadima con jóvenes feligreses. Y admitió que no creía en las víctimas. Un tribunal del Vaticano condenó a Karadima en 2011. Y lo sentenció a una vida de penitencia y oración por sus crímenes sexuales.

La encuestadora Latinobarómetro ha señalado el escándalo Karadima como la causa principal de la pérdida de credibilidad de la iglesia en Chile. El país ocupa el lugar más bajo entre los 19 en América del Sur y Central en estima para el Papa.

En la carta, Errázuriz acusó a las víctimas de Karadima de intentar sacar provecho de sus acusaciones de encubrimiento. Calificó las denuncias de difamación dirigidas a reforzar una demanda civil contra la arquidiócesis de Santiago. La víctima Juan Carlos Cruz negó el cargo y dijo que las quejas sobre Barros eran anteriores a cualquier litigio.

“Errázuriz está tratando de confundir las cosas y crear una distracción para evitar su responsabilidad en todo el encubrimiento. Y su mal manejo de la iglesia chilena que llevó a este desastre en el que estamos ahora”, dijo . “Esto no se trata de dinero”.

El Papa Francisco desató una protesta en Chile en 2015 cuando nombró a Barros obispo de Osorno sobre las objeciones de algunos en la jerarquía eclesiástica. Habían propuesto que Barros y otros dos obispos entrenados en Karadima renunciaran y tomaran un año sabático.

Errazuriz, en su carta, culpó a algunos medios de comunicación. Dijo que el portavoz “ausente” de la conferencia de obispos chilenos debería haber detenido tanto a Barros como a las organizaciones de noticias para mantener el foco en el Papa.

“Necesitábamos un Navarro-Valls, capaz de detener educadamente a los periodistas. Y decirles que el obispo de Osorno no daría más entrevistas”, escribió Errazuriz, refiriéndose al viejo portavoz y maestro de espinas de San Juan Pablo II, Joaquín Navarro-Valls.

Errazuriz también culpó a las vacaciones de verano de la baja participación, así como a la selección de lugares alejados de los centros urbanos que no cuentan con servicio de transporte público.