Carménère Chile, dos buenas recomendaciones

1 min de lectura

Carménère Chile, dos buenas recomendaciones. El varietal se cultivó originalmente en Burdeos, pero fue destruida en gran parte por la filoxera. En Chile se desenvuelve como en casa. Dos muestras para confirmarlo.

Carménère Chile

Los enólogos chilenos pueden ser sorprendentemente autocríticos con respecto a los vinos que elaboran a partir de carménère. Esta variedad de uva surgió, casi a escondidas, en la escena del vino chileno a mediados de los años noventa. Los bodegueros del país descubrieron que muchas de las vides que creían que eran merlot eran en realidad carménère.

Esto explicaba por qué el “merlot” chileno era tan diferente a otros. Y, dado que la carménère era rara en otros lugares, incluso en su hogar original de Burdeos, les dio a los chilenos la oportunidad de hacer algo diferente. A los productores les ha costado un tiempo aprender a aprovechar al máximo este regalo inesperado, pero ya muestran que están empezando a dominarlo.

Errázuriz Max Reserva Carménère, Aconcagua, 2014

Uno de los problemas con el antiguo Carménère Chile fue un exceso de carácter. Los ejemplos modernos tienden a domesticar ese carácter, ofreciendo orégano y pimiento rojo dulce para sazonar los caracteres de frutas, que van desde la ciruela y la cereza a la grosella negra. También puede haber algo de sabor a soja. Todo suma para el suntuoso Errazuriz Max Reserva.

De Martino Alto de Piedras Carménère, Valle del Maipo, 2015

A pesar de todos sus avances con Carménère en los últimos 20 años, cuando se habla con algunos productores chilenos, todavía hay un aire de que no están completamente convencidos de que se trata de hacer vinos de la misma calidad que sus mejores tintos hechos con Cabernet Sauvignon.

Degustación reciente de antiguas y nuevas cosechas de algunos de los vinos tintos más famosos de Sudamérica presentados por la revista World of Fine Wine sugería que el potencial está muy presente. Ciertamente, la sorprendente profundidad de la fruta negra pura y la frescura mineral bien enrollada hacen del Alto de Piedras Carménère de De Martino uno de los más destacados de la degustación. Es un vino que tiene todos los ingredientes para envejecer bien. Es sedoso. Y ahora se disfruta de manera suculenta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
La Voz de Chile