Carta Minera de Sudáfrica causa conflictos entre gobierno, industria y trabajadores

1 min de lectura

La Carta Minera de Sudáfrica anticipa un dura lucha en la flamante gestión de Cyril Ramaphosa como nuevo presidente de Sudáfrica. Su ascenso es la quiebra política de la perspectiva del nacionalismo burgués. Y analizan que será un instrumento del orden imperialista de los viejos movimientos nacionalistas, que en su día profesaron unos objetivos antiimperialistas e incluso socialistas.

En su discurso de posesión de la presidencia Ramaphosa prometió seguir el “largo camino” hacia la libertad, en el que “todos podamos compartir la riqueza de nuestra tierra y tener una vida mejor”, y hacer realidad la visión de Nelson Mandela “de una sociedad democrática, justa y equitativa”. Pero la promesa de Ramaphosa de acabar con la corrupción y con la “apropiación del Estado” por parte de la multimillonaria familia Gupta, que caracterizó el gobierno de su predecesor Jacob Zuma se basa en políticas favorables al mundo de los negocios que solo pueden empeorar la desesperada situación a la que se enfrentan los trabajadores y la juventud.

El vicepresidente de la empresa Anglo American SA Norman Mbazima, declaró: “Resulta muy útil si el presidente del país entiende tu industria”. El Financial Times escribió sobre la necesidad de “un pacto entre el Estado, el mundo de los negocios y los trabajadores en interés de la competitividad de Sudáfrica”.

El segundo hombre negro más rico de África

Ramaphosa lideró la Unión Nacional de Mineros durante la lucha contra el régimen de apartheid. Desde esta posición privilegiada desempeñó un papel fundamental en vincular a la clase trabajadora con la perspectiva procapitalista de la Carta de la Libertad del ANC, que separaba la lucha contra la supremacía blanca y por la igualdad legal para las personas negras sudafricanas de la oposición al sistema capitalista.

Llegó a convertirse en el representante arquetípico del autoenriquecimiento de una recién creada capa de capitalistas negros, que fue la función principal de la política de Empoderamiento Económico Negro (Black Economic Empowerment, BEE). Cada uno de los tratos que cerró le proporcionó una generosa cantidad de acciones de modo que para 2017 se había convertido en el “empresario de licitaciones*” fundamental, con una fortuna personal valorada en más de 500 millones de dólares. Ramaphosa es la segunda persona negra más rica de Sudáfrica después de Patrice Motsepe, su cuñado y el único multimillonario negro del país.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LaVozdeChile