Cerezas chilenas invaden China y se duplicarán exportaciones para 2023

Cerezas chilenas invaden China y se duplicarán exportaciones para 2023. Chile ha redondeado un trabajo exitoso en la campaña de promoción de cerezas en China. Dado que las exportaciones se duplicarán en los próximos cinco años, las actividades de promoción respaldarán la rentabilidad futura del sector.

La campaña de comercialización de cerezas chilenas alcanzó un costo de 5 millones de dólares. China también ayudó a generar un aumento del 20% en las ventas esta temporada. En una reunión de la industria la semana pasada se reveló el gasto en consumo semanal en cerezas chilenas. En las ciudades a las que apuntaba la campaña creció un 27 por ciento, a un costo de 15,5 dólares.

Marketing chileno efectivo

Bajo el lema “Disfruta tu momento rojo”, la campaña de marketing de este año en China buscó fomentar el consumo de cerezas en cualquier momento y para cualquier ocasión. Con familiares, amigos o solo, al tiempo que resaltó los atributos saludables de la fruta.

La campaña 2017/18 se extendió de 35 a 64 ciudades. Y atrajo a 18 millones de nuevos consumidores. “Esta fue una temporada récord de exportación, con más de 186.000 toneladas enviadas al mundo, un aumento de más del 96 por ciento en relación con la temporada anterior”, dijo el presidente de Asoex, Ronald Bown.

China consolidó su posición como el principal destino, recibiendo 161.679 toneladas delos  envíos totales.Esto representa un aumento del 108 por ciento respecto a la temporada anterior.

Con los envíos proyectados para duplicarse nuevamente dentro de los próximos cinco años, Bown dijo que las inversiones en programas promocionales continuarán.

El presidente del Comité de Cerezas de Chile Cristián Tagle agregó que el fortalecimiento de la competencia significa que Chile debe continuar trabajando para mejorar la calidad de su oferta.

Mientras tanto, los delegados en la Cumbre Global de Cherry celebrada en Chile esta semana escucharon de expertos de la industria que la explosión en la producción chilena de cerezas está ejerciendo una creciente presión tanto en los recursos locales como en el mercado.

Los invernaderos ya están funcionando a plena capacidad durante el período de cosecha pico, mientras que los precios en el mercado chino están por debajo de los niveles observados en temporadas anteriores.