Chile e inmigrantes, una cautelosa bienvenida

Chile e inmigrantes, una cautelosa bienvenida. Sebastián Piñera refuerza las generosas políticas de inmigración de Chile, afirma The Economist. Chile se ha convertido recientemente en un imán para los migrantes. De 2007 a 2015, el número de inmigrantes que viven en Chile aumentó en un 143%. Se traduce en 465.000 personas, alrededor del 2.7% de la población.

Es la tercera tasa más alta de aumento entre los miembros de la OCDE. Peruanos, colombianos, argentinos y bolivianos constituían cerca de dos tercios de los migrantes en ese período. Desde entonces, la inmigración se ha disparado a un ritmo aún más rápido. El año pasado, los venezolanos fueron el grupo más grande de recién llegados, seguidos de cerca por los haitianos. Ahora se cree que 1 millón de extranjeros viven en Chile. Un tercio de ellos no están documentados.

Los chilenos deberían dar la bienvenida a la inmigración. Las tasas de natalidad están disminuyendo, la población está envejeciendo y el desempleo es bajo. Chile tiene una escasez de trabajadores en cuidado de la salud, tecnología y agricultura. Necesita “mano de obra tanto manual como especializada”, dice Rodrigo Ubilla, subsecretario del Interior.

En 2015, los inmigrantes tenían más años de educación, salarios más altos y mayores tasas de empleo que los chilenos, según la encuesta de pobreza del país.

Pero el aumento abrupto de la inmigración ha sorprendido a un país que no es imperio. Muy lejos de los principales focos de problemas del mundo. La nueva diversidad ha traído dos problemas. Ha colapsado un sistema de inmigración diseñado para números más pequeños. Y ha provocado una reacción violenta contra los recién llegados. Sebastián Piñera propone tratar la inmigración para que sea más ordenada pero también más difícil.

Chile y la nueva inmigración

Chile tiene menos inmigración que muchos otros países, pero el 68% de los chilenos quiere restringirlo, según una encuesta del Instituto Nacional de Derechos Humanos. Casi la mitad piensa que los inmigrantes toman trabajos de los locales. Los haitianos provocan la mayor hostilidad.

El año pasado, el número de haitianos en Chile creció en 100.000 personas, en parte porque Brasil les dificultó el acceso. La mayoría no habla español. Están sujetos a más ataques e insultos y a menudo trabajan en condiciones terribles. A principios de este año, los inspectores del trabajo encontraron a cinco trabajadores forestales haitianos viviendo en un establo en el sur de Chile sin electricidad ni servicios de saneamiento. Los haitianos con educación superior a menudo hacen el mismo trabajo manual que sus compatriotas (otros inmigrantes también tienen ese problema, porque los chilenos son lentos para reconocer títulos extranjeros en algunas profesiones).

“Los haitianos no son bienvenidos en Chile”, dice Edward Sultán, que trabaja para la Fundación An Nou Pale (“Hablemos”), una organización benéfica que ayuda a los negros a integrarse en la sociedad chilena. “Si eres negro, te consideran inferior”. Un video publicado recientemente en las redes sociales que muestra que los haitianos que llegan al aeropuerto de Santiago hablaban de una “invasión”. Checho Hirane, un presentador de radio, se preocupó en voz alta de que la inmigración incontrolada “cambiara nuestra raza”, aunque luego se retractó.

Al tiempo que proclama que Chile “está abierto a la inmigración y la acoge con satisfacción”, Piñera intenta limitarla y controlarla. El 9 de abril anunció que los extranjeros que vengan como turistas ya no podrán solicitar visas temporales de trabajo una vez que se encuentren en el país. En su lugar, tendrán que solicitar una nueva visa de “oportunidades” fuera de Chile. Las decisiones se tomarán sobre la base de un sistema de puntos, que favorece a aquellos con habilidades y educación buscadas.

Los solicitantes exitosos obtendrán un número de identidad que les permitirá abrir cuentas bancarias, firmar contratos de vivienda, etc. Tendrán el mismo acceso a la atención médica pública y la educación que los chilenos. Para atraer a los más capacitados, Piñera anunció una nueva visa para postgraduados de las 200 mejores universidades del mundo.

Los inmigrantes ilegales de todos los países que llegaron a Chile antes del 8 de abril podrán quedarse. Sin embargo, Piñera dijo que el gobierno se pondría duro con los contrabandistas de personas.

José Tomás Vicuña, director del Servicio Jesuita para Migrantes, dice que los cambios son “preocupantes”. Teme que las expulsiones violen el derecho de los inmigrantes al debido proceso. El padre Vicuña llama “arbitrarias” las medidas dirigidas contra los haitianos. Y argumenta: “El país gastará más dinero en el control de las fronteras y probablemente terminará con un mayor número de inmigrantes indocumentados”.