Chile y Hong Kong, una relación histórica que se renueva día a día

Chile y Hong Kong, una relación histórica que se renueva día a día. Como ciudad internacional y centro financiero, Hong Kong ha establecido vínculos con muchos países y regiones del mundo.

La relación con Chile es de larga data. En realidad se remontan a mediados del siglo XIX. Antes de la Guerra Civil estadounidense, los esclavos africanos eran ampliamente empleados en las granjas de Sudamérica y el sur de Estados Unidos.

Sin embargo, a medida que el sentimiento abolicionista y los movimientos de emancipación comenzaron a extenderse por todo el Nuevo Mundo desde mediados del siglo XIX, los propietarios de granjas enfrentaron repentinamente una aguda escasez de mano de obra.

Chile se vincula con Hong Kong

Para ocupar los puestos de trabajo de esclavos negros emancipados, los propietarios de las granjas comenzaron a buscar mano de obra barata en Asia. Y comenzaron a importar a decenas de miles de trabajadores migrantes de India y las provincias meridionales de China, como Guangdong y Fujian.

Como un puerto internacional libre bajo el dominio británico, Hong Kong se convirtió gradualmente en la principal puerta de acceso para los trabajadores migrantes chinos. Los llamados “coolies” con destino a las Américas.

Chile fue a menudo la primera etapa del viaje al continente americano. La mayoría de los “coolies” chinos continuarían su viaje después de llegar a Chile. Así terminarían trabajando en Cuba y Perú. Pero el proceso dio lugar a una próspera ruta marítima entre Hong Kong y Chile, ya que Chile era un estación de transferencia clave para los trabajadores chinos.

Sin embargo, a fines del siglo XIX, Gran Bretaña comenzó a prohibir el transporte de trabajadores chinos al continente americano desde puertos bajo su dominio, especialmente porque Londres estaba bajo presión internacional para prohibir el comercio “coolie”.

Debido a eso, Macao pronto reemplazó a Hong Kong como el centro del comercio de coolies en el sur de China.

Libre comercio, mayores relaciones

Sin embargo, los lazos entre Hong Kong y Chile no terminaron ahí. Es porque Chile fue una gran potencia marítima en el hemisferio occidental a fines del siglo XIX.

En 1898, se lanzó el Baquedano, el acorazado más nuevo y más moderno de la armada chilena en ese momento. Condujo una flota masiva para navegar en un viaje transpacífico al año siguiente.

De acuerdo con su plan, la formidable flota chilena tenía previsto visitar Japón, Shanghai y Hong Kong, y luego dirigirse hacia el sur, hacia Singapur y Sydney, en Australia.

El 3 de noviembre de 1900, la armada chilena finalmente llegó a Hong Kong. Sin embargo, uno de sus marineros con el nombre de Carlos Krug Boonen repentinamente se enfermó poco después de su llegada. Murió en un hospital naval local cuatro días después.

Boonen fue enterrado en el cementerio católico de Saint Michael en Happy Valley. Su historia ha sido registrada en el Museo Marítimo de Hong Kong.

Hoy Chile ya no es una potencia naval. Sin embargo, Chile y Hong Kong han permanecido vinculados entre sí de varias maneras.

Por ejemplo, el ex dictador chileno Augusto Pinochet sacó mucha información de Hong Kong cuando estaba presionando con su programa de desarrollo económico, sin mencionar que se rumoreaba que tenía depósitos secretos de oro depositados en la banca de Hong Kong y Shanghai Corporación.

Hoy en día, existe un gran potencial para la cooperación económica y comercial entre Chile y Hong Kong, ya que ambos son miembros de APEC.

Hong Kong y Santiago están ansiosos por avanzar en sus relaciones comerciales. Por ejemplo, en 2012, los dos gobiernos concluyeron un acuerdo de libre comercio (TLC), que entró en vigencia en octubre de 2014.