Chile se convierte en el refugio de miles y miles de haitianos

A medida que Estados Unidos frena la inmigración, una nación latinoamericana lo abraza. Tal es la conclusión de una reciente nota aparecida en The Wall Street Journal. Decenas de miles de haitianos llegan a Chile, que recibe a los extranjeros que lidian con una población que envejece.

Todas las noches, un avión comercial lleno de haitianos llega al aeropuerto internacional de Santiago trayendo familias que han dicho adiós a su pobre nación insular para una nueva vida aquí.

A medida que la administración Trump pretende frenar la inmigración, uno de los países más ricos y más seguros de América Latina ha abierto sus puertas a algunos de los migrantes más pobres de la región en cifras récord. Decenas de miles de venezolanos han huido de su país plagado de crímenes en los últimos años para Chile, que tiene una historia de recibir migrantes bolivianos, peruanos y colombianos.

Pero el aumento más dramático ha venido de Haití. El año pasado, casi 105.000 haitianos ingresaron a Chile, en comparación con unos 49.,000 en 2016 y solo un puñado hace una década, según la policía federal que supervisa los cruces fronterizos.

“La explosión de esta inmigración es la más intensa en la historia de Chile”, dijo Rodrigo Sandoval, el ex jefe de la oficina de inmigración de Chile. “Nunca ha habido una migración que haya crecido tanto en tan poco tiempo”.

Representa una nueva ola en lo que los economistas del desarrollo dicen que es un tipo de inmigración cada vez más común: de un país en desarrollo a otro. Las Naciones Unidas estiman que 92 millones de personas caen en esta categoría, lo que representa un tercio de los migrantes mundiales.

La atmósfera en Chile contrasta con los Estados Unidos, donde el presidente Donald Trump aviva la controversia después de los informes que utilizó un lenguaje vulgar para cuestionar los beneficios de la inmigración de Haití y África.

Chile respondió a los comentarios de Trump diciendo que seguiría recibiendo haitianos con los brazos abiertos. “Los pobres contribuyen a establecer y mejorar sus vidas y la de los países que las reciben”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz. “Los miles de haitianos son un ejemplo en Chile”.

Jean Rony, de 37 años y originario de Puerto Príncipe, es uno de esos inmigrantes. Llegó a Chile hace un año después de haber sido alentado por un amigo haitiano en Chile para hacer el viaje. Rápidamente encontró un trabajo en la construcción, y ahora espera traer a sus tres hijos una vez que reciba la residencia permanente.

Deja un comentario