Chilenos ultrajan la osamenta de una ballena varada en la playa

Los chilenos no salen del asombro gracias a una serie de fotos de una ballena muerta que ya han recorrido el mundo. En ellas se leen graffitis sobre el cuerpo de una ballena varada. Se trata de mensajes románticos, además de las selfies con el fondo del cadáver

Los ecologistas no tardaron en criticar a los habitantes de la localidad chilena de Punta Delgada por profanar los restos de una ballena azul, que se posó en esas playas días atrás.

Las imágenes muestran a miembros del público posando para selfies encima del mamífero muerto y el mensaje “Te amo, Ana”, rayado en una de sus aletas.

Tanto Greenpeace como el Ministerio de Agricultura de Chile se movilizaron para condenar el comportamiento. El organismo oficial empleó una cita de Mahatma Gandhi: “La grandeza de una nación y su progreso moral pueden juzgarse por la forma en que se trata a sus animales”, dijo.

Los informes locales dicen que el enorme animal atrajo a grandes multitudes cuando llegó a la costa en el sur del país. Gabriela Garrido, investigadora del Museo de Historia Natural, dijo a los medios que había visto a personas subirse al cuerpo para tomar fotografías y niños pateando el cadáver.

Fotos se vuelven virales

Las fotografías de la ballena se han vuelto virales en Twitter, mostrando a la gente sentada encima y graffiti grabado en su grasa.

“Me sorprendió ver la situación tan fuera de control … Sentí mucha ira, mucha impotencia”, dijo la investigadora. Y dijo que creía que el espécimen de 20 metros de largo tenía alrededor de dos años y que había muerto por inanición.

Garrido fue una de los primeros científicos en llegar a la playa tras las noticias de que una ballena azul había varado. “Es muy doloroso entender cómo una persona puede hacer tal cosa”, dijo. “Esto no sucedería con un perro, que es más carismático”, agregó.

La coordinadora de océanos de Greenpeace, Estefanía González, se hizo eco del sentimiento: “El hecho de que la gente marcó a la ballena con mensajes amorosos y disfrutó tomándose selfies es una triste demostración de que aún hay personas que consideran a los animales como juguetes”.

E insistió sobre el hecho afirmando que “las imágenes que hemos visto son muy tristes, no solo por la ballena azul que ha quedado varada, sino especialmente por la actitud de las personas hacia esta especie majestuosa y en peligro de extinción”.

Deja un comentario