Concesión minera a canadienses para extracción y producción de litio en Chile

Concesión minera a canadienses para extracción y producción de litio en Chile en Proyecto Maricunga. El gobierno de Chile permite a una compañía minera de Canadá extraer y exportar litio. La buena nueva fue dada por Minera Salar Blanco, que opera el proyecto Maricunga. Es flamante la autorización recibida de la Comisión Nuclear de Chile para extraer, producir y comercializar productos de litio del salar de Maricunga.

MSB es propiedad de Bearing Lithium (17.7%), Minera Salar Blanco (32.3%) y LPI (50%). La autorización es para una extracción de 88.885 toneladas métricas de litio metálico (aproximadamente 473.135 toneladas de carbonato de litio) en salmuera, durante un período de 30 años, según el comunicado de prensa.

La empresa conjunta tiene cuatro años a partir de la fecha de autorización (7 de marzo de 2018) para presentar la aprobación ambiental (Resolución de Calificación Ambiental o RCA) del proyecto ante el CCHEN. La empresa conjunta anticipa la presentación de su aplicación ambiental (Evaluación de Impacto Ambiental o EIA) a principios del segundo trimestre de 2018.

El proyecto Maricunga, ubicado a 170 kilómetros al noreste de Copiapó, es un salar de litio de alta ley y el único proyecto de preproducción en el país sudamericano. Sin embargo, ha visto una importante exploración en el pasado, con más de $ 30 millones gastados hasta la fecha.

Concesión en términos

La resolución del CCHEN autoriza la extracción de litio de las concesiones mineras antiguas incluidas en el proyecto Maricunga, que son aquellas registradas antes de 1979 y se las conoce como ‘código antiguo’, con la oportunidad de expandirse bajo una serie de circunstancias.

En primer lugar, al recibir un Contrato de Operaciones Especiales para explotar las concesiones mineras de “código nuevo” (registrado después de 1979), la empresa conjunta podrá solicitar un aumento en la cuota asignada. En segundo lugar, como la resolución solo considera los recursos medidos, indicados e inferidos en los reclamos, la delineación de recursos adicionales en profundidad permitiría a la empresa conjunta solicitar un aumento.

Además, como la autorización supone una recuperación del 40% en la planta de producción, cualquier mejora en la eficiencia del proceso permitiría un aumento proporcional en la cuota de producción.