Concursos de belleza, por Jonah Goldberg

Concursos de belleza, por Jonah Goldberg El columnista del New York Post opina sobre estos concursos. Y se pasea por el imaginario de las buenas conciencias del feminismo. Asume juicios de género, pregunta y se cuestiona. Se refiere a la belleza, entre otras vanidades. Y sale ileso del estereotipo. Todo a propósito del cambio anunciado para la elección de Miss America. Columna de Jonah Goldberg.

Concursos de belleza

La Organización Miss América anunció esta semana que ya no juzgará a las mujeres por su “apariencia física externa”. Con ese fin, la competencia de trajes de baño ya no existe.

“Ya no somos un concurso”, explicó Gretchen Carlson, la directora del grupo. “Miss América representará a una nueva generación de líderes femeninas centradas en la erudición, el impacto social, el talento y el empoderamiento”.

Antes de continuar, permítanme confesar mi vergonzoso secreto: me gusta mirar a mujeres realmente bellas, incluso cuando usan bikinis.

Finalmente se siente tan bien decir eso en voz alta, para que todos lo escuchen.

Aún así, nunca me gustaron mucho los concursos de belleza. Encuentro que los de niñas pequeñas son particularmente espeluznantes. La infancia es un recurso precioso y finito. Una vez que lo pierdes, se va para siempre. Enseñar a las niñas a obsesionarse con el cabello y el maquillaje y sexualizar su apariencia me deja frío.

Pero esa no era mi queja sobre los concursos de adultos. Siempre me parecieron un poco condescendientes y humillantes, pero no por las razones que siempre escuchas. Nunca me molestó que los concursos de belleza tradicionales “cosifiquen” a las mujeres.

Si no lo hubiera notado, la belleza física es una gran parte de nuestra economía y nuestra cultura. Y antes de continuar con esto, que muestra cuán sexista o “lookista” es la sociedad estadounidense, la belleza física es una gran parte de, literalmente, todas las culturas de la tierra y lo ha sido desde siempre.

Nociones de belleza

Las nociones de belleza son fluidas, claro. Pero el interés por la belleza, o la deseabilidad, es en sí misma una expresión de la naturaleza humana. ¿Puede ir demasiado lejos? Absolutamente. ¿Puedes deshacerte de eso? No.

Además, esto no se debe a que sea un “mundo de hombres”. Las revistas de mujeres brillantes son dirigidas por mujeres y leídas por mujeres. La industria de la belleza tiene un valor de más de 400 mil millones de dólares y la mujer promedio gasta 15 mil en productos de belleza, a lo largo de su vida.

Ahora, algunas feministas podrían afirmar que esto se debe a que el patriarcado impone normas y estándares que las mujeres se sienten obligadas a seguir para salir adelante en los negocios y la sociedad. Creo que hay algo de cierto en esto, en la medida en que muchas mujeres quieren ser atractivas para los hombres.

¿Pero adivina que? Eso siempre ha sido cierto en todas partes. También es cierto que muchos hombres quieren ser atractivos para las mujeres. Si tienes un problema con eso, hablalo con Darwin.

Además, las mujeres están más liberadas de los roles y estereotipos tradicionales que nunca antes. No parece que el interés por la belleza, la moda y la forma física haya disminuido en el proceso, ¿o sí?

Concursos y competencias

Lo que quiero decir es que los concursos de belleza son competiciones sobre quién es el más bello del grupo. El esfuerzo por convertir a los concursantes en filósofos públicos o presuntas mujeres de Estado siempre me pareció no solo injusto, sino a veces cruel.

Nadie le pregunta a los culturistas cómo podrían lograr la paz mundial. Demonios, ofrezco mis opiniones para ganarme la vida y nunca me han hecho esa pregunta.

Los concursantes de “American Idol”, “America’s Got Talent”, “American Ninja Warrior”, “Top Chef”, “Shark Tank” y “America’s Next Top Model”, sin mencionar a los atletas olímpicos, esperan ser el mejor de los que están allí.

No se les califica sobre cómo responden preguntas sobre la investigación de Mueller o el mitin de la supremacía blanca de Charlottesville, como sucedió en el desfile de Miss América el año pasado.

La expectativa que estas mujeres respondieran tales preguntas siempre parecía una especie de sobrecompensación, una señal de virtud forzada. Incluso la competencia de talento implicaba malestar con la premisa del concurso. “¡Mira, no somos solo caras bonitas! ¡Podemos decir cosas inteligentes y hacer cosas geniales como actos de ventrílocuo y recitales de xilófono malvados!”

Pero al menos el talento y las preguntas y respuestas equivalían a un esfuerzo para luchar contra el estereotipo de que las reinas de belleza, y las mujeres bellas en general, son solo cabezas huecas. ¿En qué estereotipo está compitiendo Miss América ahora?

Miss America

Según la Organización Miss América la nueva declaración de misión es: “Preparar a las grandes mujeres para el mundo y preparar el mundo para las grandes mujeres”.

“Estamos experimentando una revolución cultural en nuestro país. Las mujeres encuentran el coraje para ponerse de pie y hacer que sus voces se escuchen en muchos temas”, dice Carlson.

En otras palabras, quieren demostrar que las mujeres, atractivas o, presumiblemente, de otra manera, pueden ser activistas y líderes inteligentes y seguras. ¿No lo sabíamos ya?

¿Por qué no llamarlo simplemente los Juegos Olímpicos Woke y terminar con eso?

Podría ser un gran programa de radio.

Feminismo y capitalismo, por Collective 52