Cultura Pehuenche, curiosidades de un legado maravilloso

Cultura Pehuenche, curiosidades de un legado maravilloso. En el límite entre la Araucanía chilena y la provincia argentina de Neuquén, se alza uno de los atractivos naturales más simbólicos para la cultura Pehuenche. Su belleza escénica atrae a miles de visitantes  lo largo de todo el año. El extinto volcán “Batea Mahuida” ha dado pie a un incipiente turismo.

Pehuenches

Los pehuenches habitaron esta zona. Eran altos y delgados. El color de su piel era más oscuro y su cabello ondulado. La base de su alimentación eran los piñones de las araucarias que cosechaban y conservaban durante el invierno en silos subterráneos. Con ellos hacían una especie de pan y una bebida parecida a la chicha.

Cazaban guanacos y recolectaban semillas y frutos silvestres. Sus viviendas eran toldos de cuero y los vestidos también los confeccionaban con pieles y se adornaban con plumas.

Poco a poco, después de la infiltración de los araucanos de Chile que se asentaron entre ellos, se fueron “araucanizando” y perdiendo casi todas sus primitivas costumbres y hasta sus características físicas.