Denominaciones de Origen, Chile gana 4 nuevas apelaciones

2 min de lectura

Denominaciones de Origen, Chile gana 4 nuevas apelaciones. Las nuevas DO se oficializaron luego de su publicación el viernes 25 de mayo en la Gaceta Oficial de la República de Chile.

Denominaciones de Origen

La adición de tres de estas DO son particularmente significativas, dado que no son parte de un municipio, tal como lo definen los límites políticos de Chile. Hasta ahora, cualquier DO tenía que estar ubicada dentro de un municipio para convertirse en DO.

En una suavización práctica de los requisitos ahora un DO prospectivo debe estar al menos cerca de una localidad del mismo nombre y/o un viñedo de reconocimiento internacional.

Por ejemplo Quebrada Seca, que es un microclima dentro del Valle de Limarí, y que es conocido por su producción de Chardonnay. No se le permitió convertirse en DO, ya que no es un lugar específico en sí mismo.

Las tres nuevas DO hechas bajo el nuevo precedente incluyen Lo Abarca, en el Valle de San Antonio, y Apalta y Los Lingues, ambas en el Valle de Colchagua.

Esto significa el reconocimiento por parte de la autoridad chilena de regiones individuales y más pequeñas, conocidas por los productores por sus características climáticas únicas, pero anteriormente no elegibles para el estado de DO.

Es un gran golpe para los enólogos chilenos que buscan comunicar las condiciones únicas de ciertas subregiones y la calidad de sus vinos. Abre la posibilidad a otros microclimas en Chile, independientemente de su municipio político, siendo considerados para el estado de DO.

Una cuarta área, Licantén, también se hizo una DO, en línea con las pautas anteriores, ya que ya era reconocido como un distrito del Valle de Curicó.

Los productores ahora podrán incluir estas DO en sus etiquetas, junto con su estado respectivo: Andes, Costa o Entre Cordilleras, lo que indica su proximidad e influencia tanto de la costa como de la cordillera de los Andes. Los Lingues puede usar Andes y Apalta puede usar Entre Cordilleras, mientras que Lo Abarca y Licantén podrán usar Costa.

Una bodega que busca establecer su prominencia en la DO Licantén es La Ronciere, que plantó su viñedo Idahue de 200 hectáreas a 25 kilómetros de la costa en 2012 y está dedicado exclusivamente a variedades tintas. Sus parcelas desglosadas por sus especificidades de composición del suelo incluyen parcelas de llicorella (esquisto), arcilla y grava.

Fundado por tres hermanos; José Antonio Orueta, Andrés Orueta y Alejandro Orueta, la primera añada de La Ronciere fue de 2016. Lanzaron Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, así como un Carmenere bajo la marca Quiron, con el lema de “vinos tintos frescos o maduración lenta junto al mar”.

“El clima ha cambiado en los últimos 10 años y volverá a cambiar”, explicó Alejandro Orueta, director de La Ronciere. Anticipó una visión a largo plazo acerca del futuro de La Ronciere.

“Es un hecho conocido que las condiciones del calentamiento global se han movido a todas partes y las áreas que solían ser cálidas y ofrecen las condiciones ideales se vuelven más cálidas y cálidas, por lo que buscamos áreas que todavía son posibles para madurar, pero que son más frescas. Queremos ir paso a paso y queremos hacer que el nombre de Licantén crezca y crezca lentamente”.

“Hace veinte años, cuando comenzamos con el negocio de exportación, éramos solo Cachapoal y Colchagua. Ahora estamos comunicando las diferencias, porque Licantén es un microclima. Es una gran responsabilidad tener un DO, donde eres el único allí. Licantén se trata de pequeño volumen y alta calidad”, finalizó.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
La Voz de Chile