Einstein, sus diarios de viaje reflejan vetas de racismo

Einstein, sus diarios de viaje reflejan vetas de racismo. Recientemente traducido al inglés, los diarios de viaje privados de Einstein en la década de 1920, revelan que fue racista en sus primeros años de vida. Especialmente con los chinos. Es un marcado contraste con su postura, más adelante en la vida, cuando dijo que el racismo era una “enfermedad de los blancos”.

Einstein

Los diarios se escribieron entre octubre de 1922 y marzo de 1923. En una entrada, Einstein escribió: “los chinos no se sientan en bancos mientras comen, sino en cuclillas, como lo hacen los europeos cuando hacen sus necesidades en los frondosos bosques. Todo esto ocurre en recatado silencio. Incluso los niños no tienen espíritu y se ven obtusos”.

Hablando sobre la “abundancia de descendencia” y la “fecundidad” de los chinos, continuó: “Sería una pena si estos chinos suplantan a todas las demás razas. Para gente como nosotros, el mero pensamiento es indescriptiblemente lúgubre”.

Einstein también ridiculizó a la gente de Ceilán, que ahora se conoce como Sri Lanka. En Ceilán, escribió que los lugareños “viven en gran inmundicia y considerable hedor a nivel del suelo”. Antes de agregar que “hacen poco y necesitan poco. El simple ciclo económico de la vida “.

Einstein también reflexionó sobre los japoneses, a quienes consideraba de una manera más positiva, calificándolos de “ostentosos, decentes, totalmente atractivos”. Sin embargo, también escribió que “las necesidades intelectuales de esta nación parecen ser más débiles que las de los artistas”.

Las entradas contienen pasajes que “revelan los estereotipos de Einstein de miembros de varias naciones. Y hacen preguntas de sus actitudes sobre la raza”, dice una descripción del libro.

Las revistas se tradujeron del alemán. Y se describen como “la primera publicación del diario de viaje de Albert Einstein en el Lejano y Medio Oriente”.

Hablando con The Guardian, el editor del libro, Ze’ev Rosenkranz, dijo que los puntos de vista de Einstein no estaban destinados al consumo público y son un shock para aquellos que los leen.

“Creo que muchos comentarios nos parecen desagradables, lo que dice sobre los chinos en particular”, dijo Rosenkranz. “Están en cierto modo en contraste con la imagen pública del gran icono humanitario. Creo que es un shock leerlos y contrastarlos con sus declaraciones más públicas. No tenía intención de publicarlos”.

Einstein y más polémica

Rosenkranz es también el director asistente del Einstein Papers Project en el Instituto de Tecnología de California. Ha escrito varios libros sobre la vida de Einstein.

Las observaciones en su diario son marcadamente diferentes a la imagen pública que tuvo Einstein en sus últimos años.

En 1946, hablando en la Universidad Lincoln, la universidad históricamente afroamericana de primer grado en EE. UU., Einstein dijo que el racismo era una “enfermedad de los blancos”. Y agregó “No pretendo ser mudo al respecto”, según un artículo en Harvard Gazette de 2007.

Einstein fue uno de los fundadores de la Universidad Hebrea en Jerusalén. Allí dejó su estado literario y sus documentos personales. Rechazó una invitación para servir como el primer presidente de Israel.

Murió en 1955 a la edad de 76 años.

China y sus inversiones en Latam, la paralela de la Cumbre de las Américas