El alma culpable del Papa Francisco según Ariel Dorfman

El siguiente artículo del escritor chileno fue publicado en la sección Libros del diario The New York Times. Es otra de las tantas voces que se conocen luego de la visita más que polémica del jefe del Vaticano a Chile.

Hubo ciertas palabras que los chilenos esperaban que dijera el Papa Francisco durante su visita de tres días a nuestro país la semana pasada. Esperaban que denunciara el abuso sexual cometido por miembros del clero católico, y particularmente las ofensas perpetradas por un sacerdote corrupto y malvado llamado Fernando Karadima.

También estaban esperando que Francisco condenara a los jerarcas de la Iglesia Católica que habían silenciado y humillado a las víctimas y ayudado a encubrir los crímenes de Karadima. Sobre todo, mis compatriotas querían que el Papa repudiara públicamente al obispo Juan Barros, que había sido protegido de Karadima y, según los informes (negados por Barros), había presenciado la pedofilia de su mentor. La cuestión de Barros importó simbólicamente porque el Papa mismo, en 2015, había designado a este colaborador de Karadima como el obispo de Osorno, una ciudad en el sur de Chile, a pesar de las quejas de la congregación.

En un artículo de opinión que escribí para The New York Times que apareció justo antes de la visita papal, argumenté que, para los chilenos, la forma en que Francisco manejó este caso sería una prueba crítica de si él podría restaurar el prestigio de la deshonrada la Iglesia local, tan herida por estos escándalos, al noble lugar que había mantenido en la simpatía pública durante décadas debido a su valiente oposición a la dictadura militar del general Augusto Pinochet (1973-1990). El Papa Francisco no pasó esa prueba.

Expresó “vergüenza y dolor” por el abuso de menores cometido por miembros del clero, y sostuvo una breve reunión con algunas de las víctimas, aunque no con ninguno de los que habían sido maltratados por Karadima ni con nadie que haya sido maltratado. Culpó a Barros por su connivencia. Pero Barros estuvo flagrantemente presente en tres ceremonias que el Papa ofició en Chile durante su  visita, y en una ocasión, el pontífice abrazó al obispo y lo besó en la mejilla en señal de afecto y apoyo.

Esto no fue del todo sorprendente. La Iglesia Católica es conocida por dar vueltas a los carromatos cuando hay una crisis, defender la institución a toda costa, y este Papa, después de todo, asistió deliberadamente al funeral del notorio Cardenal Law, cuyo encubrimiento de las depredaciones del clero católico en Boston fue el tema de la película ganadora del Oscar “Spotlight”. Lo que nadie podría haber predicho fue una palabra que Francisco pronunció en el último día de su viaje, justo cuando se iba del país. Cuando se le preguntó acerca de Barros, Francisco perdió los estribos y, con una vehemencia poco característica, declaró que no había ni una pizca de evidencia contra el obispo de Osorno y que todas las acusaciones contra él no eran más que “calumnia”, calumnia.

Es difícil exagerar la indignación que recibió este ataque contra la integridad de las víctimas y su testimonio. Uno, Juan Carlos Cruz, que había sido abusado muchas veces por Karadima, tuiteó que tal vez como prueba de que el Papa lo necesitaba, Cruz, para haberse tomado una autofoto mientras Karadima lo violaba mientras Barros observaba. Otros chilenos se burlaron de Francisco, llamándolo hipócrita y cosas peores.

Personalmente sentí como una traición. Cuando tenía dieciséis años, Karadima intentó sin éxito, en varias ocasiones, convertirme al catolicismo. No tengo “evidencia” de que no me soltara la mano mientras prometía los fuegos del infierno si no cedía a su guía. Habiendo escapado ileso de sus garras, puedo imaginar cómo se sienten sus víctimas cuando se les exige que proporcionen pruebas de lo que les sucedió. No es de extrañar que estén indignados (…).

(…) Lo que nadie ha podido explicar es cómo el Papa pudo haber cometido un error tan colosal cuando, en el peor de los casos, pudo eludir fácilmente el problema. No serás el primer latinoamericano y el primer jesuita elegido como sucesor de Peter si no eres un operador inteligente. ¿Por qué sabotear su propio mensaje en Chile y en otros lugares, con esa única palabra, “calumnia”? ¿Por qué borrar el recuerdo de todas las demás palabras maravillosas que había pronunciado durante su estancia? Palabras en defensa de los derechos indígenas, los refugiados y el medio ambiente; su llamado a los jóvenes a dejar de lado la desesperación y comprometerse con un mundo sin avaricia y explotación; su desafío a los sacerdotes y monjas para dedicar sus vidas a los enfermos, los ancianos, los sin techo; las palabras con las que consoló a las mujeres encarceladas, recordándoles que eran amadas y que no deberían ser menospreciadas por haber pasado tiempo en la cárcel.

¿Por qué salir de su camino para atacar a los que le exigían que afrontara la incómoda verdad sobre el Obispo Barros y su complicidad en los pecados de Karadima? ¿Por qué, cuando se disculpó a medias esta semana, en el avión de regreso a Roma, insistió aún Francisco en la inocencia de Barros?

Me parece que la respuesta puede estar en el fondo del turbulento pasado del Papa Francisco. De 1974 a 1983, los militares de su Argentina natal libraron lo que se conoce como la Guerra Sucia, torturando, matando y desapareciendo a muchos miles de ciudadanos. Los obispos católicos de Argentina, en contraste con la valentía demostrada por sus hermanos chilenos, apoyaron abiertamente esa represión. Jorge Mario Bergoglio, como Francisco era conocido entonces, era en ese momento el superior provincial (o jefe) de la Orden de los Jesuitas en su país.

Aunque se oponía a este régimen de terror e intervino personalmente para salvar las vidas de varios hombres y mujeres en peligro (incluso dando a un hombre perseguido su propia tarjeta de identificación para que el hombre pudiera escapar del país), Bergoglio mantuvo un silencio público sobre los horrores de la dictadura. Más tarde, hubo reclamos de que había colaborado con la junta militar y no protegió a dos sacerdotes bajo su jurisdicción que fueron arrestados y torturados. Aunque el sistema de justicia en Argentina investigó a Bergoglio y no encontró pruebas en su contra, y las acusaciones de complicidad fueron en su mayoría refutadas, esos cargos resurgieron una vez que Francis fue ungido como Papa. El Vaticano insistió en que “nunca ha habido una acusación creíble y concreta contra él”, y el Papa ha descartado las acusaciones como “calumnias”, la misma palabra que Francisco usó para defender al Obispo Barros.

Parece probable, entonces, que el Papa haya visto en Barros un reflejo de su propia experiencia: alguien que cree que ha sido acusado falsamente, pero que no puede limpiar su nombre, que siente que ha sido blanco de maliciosos izquierdistas y anticlericales. activistas decididos a manchar la reputación de un hombre inocente. Sería trágico, pero demasiado humano, si esta fuera la explicación de la defensa ofensiva y contraproducente de Francisco de Barros.

El Papa se ha referido a menudo a la parábola del Buen Samaritano. Jesús cuenta la historia de este extraño que atiende a un viajero desconocido que había sido golpeado, despojado de sus ropas y dejado medio muerto, y lo cuida como si fuera un vecino. Y Jesús condena al sacerdote que pasó por ese hombre herido con absoluta indiferencia, sin ofrecer ninguna ayuda.

Francisco, atormentado quizás por su propia historia oscura y secreta, ha malentendido quiénes son las víctimas y quiénes son los perpetradores en esta historia chilena. En lugar de seguir el ejemplo del Buen Samaritano y consolar a los cuerpos heridos y las almas de aquellos violados por abuso sexual, se ha puesto del lado del sacerdote, Barros, y los otros prelados que no solo no hicieron nada para aliviar ese sufrimiento, sino que fueron parte de la pandilla que golpeó a las víctimas y les quitó su dignidad.

¿El Papa no entendió que esta era una oportunidad de redimirse por no haber sido un buen samaritano en Argentina? ¿No se dio cuenta de que esta era una oportunidad única para mostrar el coraje que le faltaba años atrás? En cambio, ha dañado su posición moral y ha debilitado el impacto de sus mensajes vitales sobre las amenazas a la humanidad de la pobreza, la guerra y el desastre ecológico.

Que el Dios Francisco crea en perdonarlo.

Deja un comentario