Embajada de Alemania en Vitacura a tono con la eficiencia energética

Embajada de Alemania en Vitacura a tono con la eficiencia energética. La residencia neoclásica de la sede de Alemania en Chile recibe nuevas ventanas de celosía con Thermix de Ensinger. El proyecto de construcción alemán-chileno demuestra cómo se puede conciliar la conservación del patrimonio con la eficiencia energética en la renovación de edificios históricos. Las ventanas de celosía de vidrio simple han sido reemplazadas por ventanas y puertas de seguridad altamente aislantes.

Embajada renovada a prueba de terremotos

La Embajada de Alemania se encuentra en el distrito de Vitacura. Y la residencia del embajador en la zona residencial exclusiva cercana de Las Condes. Su fachada es neoclásica. La casa principal se construyó en 1944. Y el anexo para el personal en 1956.

Un estudio mostró que el edificio estaba “en grave peligro en caso de terremotos”. Hace algunos años se llevó a cabo una evacuación preventiva por razones de seguridad.

“Para que sea apto para resistir los terremotos hemos reforzado la estructura de soporte primaria”, explica Oliver Heckel, Gerente de Proyectos para Overseas Properties. “Para mantener la intervención al mínimo, el interior del edificio se reforzó con un núcleo de hormigón armado en todas las plantas. También se modernizaron todas las instalaciones técnicas, accesorios interiores, fachadas y ventanas. Y las instalaciones al aire libre están en línea con las leyes sobre edificios históricos”.

Santiago como en Alemania

Desde 1955, el edificio le pertenece a la República Federal de Alemania. Esto dio lugar a desafíos particulares durante la renovación: por un lado, era deseable usar estándares locales y socios en el trabajo de construcción, tanto por razones de costo como de eficiencia. Y así garantizar el mantenimiento.

Por otro lado, algunos estándares alemanes también debían ser satisfechos. Esto afectó el procedimiento de licitación de la UE para contratos públicos previos a la renovación y los requisitos relacionados con la seguridad y la eficiencia energética del edificio.

La licitación fue finalmente ganada por un equipo de arquitectos, en calidad de planificadores generales, con sede en Alemania y Chile. Marc Frohn vive en Berlín y Mario Rojas en Santiago. Para los arquitectos de redes internacionales, la distancia y la proximidad fueron claves para forjar nuevos tipos de conexiones. Ha sido el camino para renovar edificios antiguos en Chile de acuerdo con los criterios alemanes de eficiencia energética.

“La importancia de la eficiencia energética se reconoce desde hace tiempo en Chile. Por ejemplo, desde 2011 existe un sistema de clasificación para edificios de bajo consumo energético, aunque de carácter voluntario”, detalló Mario Rojas.