Guido Núñez-Mujica, desde Silicon Valley reubica venezolanos en Chile

Guido Núñez-Mujica, desde Silicon Valley reubica venezolanos en Chile. Su escritorio se localiza en un complejo de oficinas de Silicon Valley. Guido Núñez-Mujica recibe mensajes de texto de Venezuela y Santiago. Ayuda a reubicar a grupos de jóvenes venezolanos que intentan seguir el camino de un futuro mejor.

Responde desde lo más importante hasta lo doméstico. ¿Cuál es la línea de autobús más rápida del centro? ¿Cómo se solicita una tarjeta de identificación de inmigrante? ¿Alguna pista para un trabajo?

“A veces soy grosero y les digo que miren en Google. O simplemente tengo que apagar mi teléfono porque recibo cinco mensajes a la vez”, dice el hombre de 34 años. Núñez-Mujica es parte de una batalla solitaria. Y de los anónimos que ayudan a compatriotas a cambiar la crisis económica y a comenzar de nuevo en el exterior.

Desde fines del año pasado, ha desembolsado alrededor de 40 mil dólares de su propio dinero para ayudar a unos 40 venezolanos. Los actos de generosidad van desde afrontar unos pocos meses de alquiler gratuito en un departamento que administra en Santiago hasta el pasaje de un cirujano para que pueda mudarse a Perú, con su esposa y su hija.

Núñez-Mujica y el Proyecto Salto

Proyecto Salto es financiado para aumentar el esfuerzo de asistencia. Núñez-Mujica está convencido que la solución inmediata al desastre de Venezuela es ayudar a que pueden escapar.

“No hay forma que alguien como yo pueda hacer algo acerca de la situación en Venezuela. Sí puedo ayudar un poco para ayudar a la gente a salir. Eso me ayuda a dormir por la noche”, comenta.”Sé que es una gota en el océano, pero es algo que puedo hacer”.

Cada vez más venezolanos se radican en el extranjero. Es uno de los éxodos más grandes de la historia de América Latina. Estiman que entre 3 y 4 millones de venezolanos han abandonado el país.

Daniel Klie, de 25 años, es uno de los receptores de los “micro-patrocinios” de Núñez-Mujica, en su caso 200 dólares por un boleto de avión a Santiago. Con casi ningún ahorro los primeros dos meses de Klie en Chile fueron un tormento. Graduado de la universidad con dos títulos, en periodismo y ciencias de la biblioteca, trabajaba en una carnicería. Una jornada de largas horas, siete días a la semana, por menos del salario mínimo.

Luego, animado por el coaching y el apoyo moral de Núñez-Mujica, Klie ganó una pasantía en una agencia de publicidad. Ahora trabaja allí a tiempo completo ganando cinco veces más de lo que ganaba hace un año. “En Venezuela, tratar de ahorrar dinero es una tarea titánica”, dijo Klie. “Se trata de tratar de comer y sobrevivir cada día. Planear por adelantado es imposible”.

Núñez-Mujica, quien abandonó Venezuela en 2011, primero llegó a Chile. Y hace tres años reside en Estados Unidos. La idea de ayudar a otros nació de la frustración que sentía al escuchar historias y ver fotos de amigos que habían perdido peso luchando por alimentarse.

 

Su objetivo no es solo rescatar a los venezolanos de una economía colapsada. Mientras que Núñez-Mujica tiene una visión fatalista de la capacidad de Venezuela de recuperar su equilibrio económico, su propia experiencia le ha enseñado cómo la inmigración puede impulsar la carrera y la creatividad.

“Todos en Venezuela viven en un estado de dependencia. Ya sea en el gobierno o de las remesas del exterior”, cree. “Pero si se mudan al extranjero tienen la posibilidad de que se les niegue la movilidad social en Venezuela. Hay un efecto multiplicador”.

Venezolanos en Chile

El grupo al que está ayudando planea quedarse en Chile. No pueden obtener visas de EE. UU. Y tiene pocos ahorros para trasladarse hasta allí o a Europa. Este último es el destino preferido para oleadas de migrantes venezolanos.

Recientemente Núñez-Mujica viajó a Santiago para encontrarse en persona con aquellos a quienes ayudó a evacuar. Fue una reunión llena de emociones. Se reunían por primera vez en persona.

Durante las rondas de cerveza, los emigrados se rieron de su torpeza adaptándose a la vida fuera de Venezuela. Por ejemplo, la experiencia de ir a un supermercado por la noche, sin temor a ser robado o a que ingrese una patrulla militar.

“Nuestro país está pasando por un infierno en este momento”, dijo Núñez-Mujica. “Pero hay que seguir adelante. No se puede ser una víctima para siempre”.