Hambre y obesidad, el aumento paradójico en América Latina

1 min de lectura

Hambre y obesidad, el aumento paradójico en América Latina. Venezuela, Argentina y Bolivia, encabezan la estadística. En 2017, 39.3 millones de personas estaban desnutridas y 3.6 millones eran obesas.

Hambre y obesidad

Julio Berdegué, director regional de la Organización de Alimentos y Agricultura, dijo que el número de personas subnutridas en América Latina creció por tercer año consecutivo. Y agregó que el 7.9 por ciento de la población en América Latina, el equivalente a 47.1 millones de personas, enfrenta una grave inseguridad nutricional. Casi 29 millones de ellos están en Sudamérica.

Esto es un aumento de casi 5 millones de personas en comparación con los tres años anteriores. Mientras tanto, la “epidemia” de obesidad sigue aumentando. Casi una cuarta parte de la población, 104.7 millones de adultos, son obesos.

Las personas más pobres son las principales víctimas tanto de la desnutrición como de la obesidad. Las mujeres, las comunidades indígenas, los afrodescendientes y las comunidades rurales también son las más afectadas.

En 10 países, el 20 por ciento de los niños más pobres sufren de desnutrición crónica tres veces más que el 20 por ciento más rico de los niños. “Los estamos condenando a un futuro increíblemente difícil”, dijo Berdegué.

En Bolivia, el 25 por ciento de los niños quechuas y el 23 por ciento de los niños aymaras se enfrentan a la desnutrición crónica.

Venezuela a la cabeza

Venezuela lidera la región con 3,7 millones de personas, el 11.7 por ciento de la población, que enfrenta desnutrición. Le siguen Argentina y Bolivia, donde hubo un aumento del 0,1 por ciento. Solo Haití, México, Colombia y República Dominicana redujeron el hambre desde 2014.

Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Perú no vieron cambios, mientras que Brasil, Cuba y Uruguay tienen niveles de hambre de menos del 2.5 por ciento de su población.

En una región conocida por la agricultura, muchas personas no tienen acceso a frutas o verduras frescas. También son caros, por lo que las personas con menos ingresos optan por productos más baratos que son altos en grasa, azúcar y sal.

El informe dijo que el 27 por ciento de la población de Chile no tiene dinero para comprar alimentos saludables para sus hogares. Las mujeres chilenas lideran la obesidad en América del Sur, seguidas por los hombres chilenos.

“La gente gana más pero come peor, lo que lo convierte en un problema de comportamiento”, dijo Miguel Barreto, representante del Programa Mundial de Alimentos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
La Voz de Chile