Inmigración en Chile, restricciones a los más pobres

Inmigración en Chile, restricciones a los más pobres. “La política de inmigración golpea al racismo”, asegura el sitio worldcrunch. Y agrega polémica: “Las nuevas restricciones apuntan de manera efectiva a los migrantes más pobres, muchos de los cuales son afro-caribeños de Haití y República Dominicana”.

La nota abre con un paralelo histórico. “Cualquiera que visitara Santiago a principios de 2015 y regrese hoy, notará un paisaje humano diferente. La relativa homogeneidad racial de la población se ha enriquecido con peruanos, colombianos, venezolanos, bolivianos, ecuatorianos y dominicanos. Y lo que es más visible, haitianos. No hablan español y tienen la piel oscura. Unas 100 mil personas de Haití llegaron en 2016, lo que ciertamente hace una diferencia en un país donde hasta hace poco se decía que “no somos racistas porque aquí no hay negros”.

Inmigración Chile

La atracción de Chile hacia los migrantes es una prueba más de su reciente éxito económico. Con un ingreso anual per cápita de más de 20 mil dólares y una tasa de desempleo del 6.5%, se ha convertido en el país más rico de la región. Las tasas de natalidad están en declive y la población está envejeciendo. El indicador muestra la necesidad de un país de importar trabajadores. “Ya se observa una escasez de profesionales en salud y tecnología, pero también de trabajadores agrícolas”, opina el artículo.

El gobierno chileno debería dar la bienvenida a los migrantes, como lo ha hecho hasta ahora. Hasta hace poco, su política era permitir que los viajeros latinoamericanos y caribeños ingresaran a través de una visa de turista de 90 días, otorgada a su llegada. Una vez dentro, generalmente les resultaría fácil obtener permisos de trabajo temporales. Pero esto está a punto de cambiar.

Entre 2007 y 2015 el número de migrantes aumentó en un 143%. Y las autoridades estiman que el país alberga a un millón de migrantes en la actualidad. Un tercio de los cuales se cree que están indocumentados.

Chile y problemas del mundo desarrollado

Este aumento se siente profundamente y los chilenos están comenzando a reaccionar como votantes del presidente de Donald Trump o del Frente Nacional en Francia. Una encuesta reciente del Instituto Nacional de Derechos Humanos descubrió que 7 de cada 10 encuestados favorecían las restricciones de entrada. Y la mitad decía que los extranjeros ocupaban empleos de chilenos. Un 30% declaraba que eran “más blancos” que otros latinoamericanos.

El nuevo gobierno del presidente Sebastián Piñera decidió imponer algunas restricciones de ingreso. Piñera declaró desde el principio que los turistas ya no podían solicitar permisos de trabajo temporal. Y que cualquiera que busque trabajo debe solicitar, antes de llegar, las nuevas visas de “oportunidades”.

Estas medidas ayudan a planificar el flujo migratorio y a gestionar la oferta y la demanda en los migrantes. La política anterior de Chile, que data de 1975, fue para un momento en que prácticamente no había inmigración en Chile. Las nuevas medidas incluyen una amnistía de legalización para extranjeros indocumentados, que se cree que son unos 300 mil, llegados al país antes del 8 de abril.

Inmigración discriminatoria

Aún así, el trato que el gobierno da a los haitianos huele a discriminación racial y requiere ajustes. Mientras que los ciudadanos de los estados de América Latina y el Caribe pueden viajar aquí sin una visa e ingresar con un permiso de 90 días, los haitianos necesitan una visa y pueden quedarse 30 días. Esto también se aplica a los dominicanos, que ya necesitaban visas bajo el primer gobierno de Piñera.

La única justificación económica para discriminar a los haitianos es que son más pobres y menos educados que otros latinoamericanos. Y se dedican a trabajos manuales mal remunerados, al tiempo que deprimen los salarios en esos sectores. Y sin embargo, en Chile, los haitianos han demostrado ser trabajadores y responsables, y tan buenos o mejores que los trabajadores similares de otros países de la región.

Y sus números actuales, unos 100.000, los deja muy lejos de ser el grupo migratorio más grande. Actualmente son peruanos (250.000), colombianos (130.000) y bolivianos (120.,000) las comunidades más numerosas.

Los haitianos constituyen el 1% de la población de Chile y representan el 6% de todos los migrantes. Estas son tasas marginales en comparación con otros países de la OCDE.

Este es un problema del “Primer Mundo” con el que Chile no estaba familiarizado, hasta hace relativamente poco tiempo. Aunque parece que el racismo es un rasgo cultural de larga data. Mientras que el 60% de la población es de origen mixto indígena y europeo, la gran mayoría de los chilenos insiste en que son blancos. Históricamente, el país ha ignorado e incluso despreciado a sus indios.

El gobierno de Piñera parece estar cortejando los votos de ciertos sectores, incluso cuando socava su propio proyecto de construir una sociedad moderna integrada en el mundo y crear riqueza y oportunidades para todos.