Italia bajo corrupción, Berlusconi en “Silvio y los otros”

1 min de lectura

Italia bajo corrupción, Berlusconi en la película “Silvio y los otros”. El director de La Grande Bellezza retrata a un líder cínico, lascivo y sin reparos del orden moral. Paolo Sorrentino disuelve sin piedad al magnate italiano.

Italia corrupción

La película se estrenó en Italia en mayo pasado y se presentó en dos secciones. A diferencia de “Il Divo”, su visión acerca de Giulio Andreotti publicado en 2008, que reveló el lado oscuro de un político callado y secreto, “Silvio y los otros” se dispone a crear un personaje de “Il Cavaliere”.

Es así que dibuja una serie de escándalos impunes, procedimientos judiciales constantemente rechazados, fiestas continuas, fiestas donde las tabletas multicolores de sustancias ilícitas llueven bajo la música electro, regando a una multitud de juerguistas ociosos. Todos ellos solo piensan en una cosa: ponerse en contacto con Silvio. No es Esperando a Godot de Beckett, sino esperar a Silvio”.

Silvio juega un poco a esconderse en la primera parte de la película.

La película comienza como una parábola, tan divertida como trágica. Un cordero pasea en una vasta propiedad aislada, inundada de calor y sol. Uno entiende desde el principio, sin que sea necesario especificar, que esta es la casa de Silvio Berlusconi. El animal ingresa a la casa a través de una puerta de vidrio corrediza automática, sobre la cual un acondicionador de aire entrega un aire helado. Es recibido por una pantalla de televisión con un programa de juegos.

La bestia permanece como petrificada por este asombroso espectáculo. Este estado de estupor animal es muy cómico. Pensamos en el becerro de oro, sacrificado por los hebreos, símbolo de la idolatría de un pueblo por un dios falso que los guiaría a la tierra prometida. Con su entusiasmo incisivo y su estilo extravagante, Paolo Sorrentino captura el carácter abiertamente sulfuroso de Berlusconi, a quien trata entre 2006 y 2010.

Al igual que el viejo Charles Foster Kane de la obra maestra de Orson Welles, vive recluido en su propiedad, una especie de Xanadú sardo. Sorrentino disuelve sin piedad la vida cotidiana de este hombre de poder al final de su reinado, quien no quiere admitir que el mundo continúa sin él.

Toni Servillo (director de comediantes y fetiches de La Grande Bellezza), luce un cabello increíble, natural, negro, teñido, engomado y coiffés detrás del cráneo. Su sonrisa perpetua molesta más de lo que seduce. El ídolo del envejecimiento está obsesionado con el poder, la sexualidad, la juventud. Sin embargo, lo que se destaca de “Silvio y los otros”, es la vulgaridad  y el olor  dulce de la putrefacción.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
La Voz de Chile