Marca Chile, ¿se puede tratar el marketing de un país como una empresa?

1 min de lectura

Marca Chile, ¿se puede tratar el marketing de un país como una empresa? Los países están copiando tácticas de marketing de empresas para mejorar sus perfiles. Y hacen saber que están abiertas para negocios.

Marca Chile

“La imagen de Chile solía ser mucho más vaga”, dice Jorge Cortés, gerente de marketing digital de Fundación Imagen de Chile. Es la organización que, desde 2009, ha guiado el programa de desarrollo de marca de Chile.

“De hecho, los estudios de percepción han demostrado que estábamos asociados espontáneamente con ciertos aspectos que no nos definen, como el café y el carnaval”.

En otras palabras, muchas de las personas que encuestaron no pensaron que Chile fuera diferente de Brasil. Sin embargo, ¿qué podría hacer Chile para hacerse más conocido?

Algunos de los primeros intentos de sobresalir fueron un poco extraños. El país arrastró un iceberg gigante a la mitad del mundo para exponer en la Feria Mundial de Sevilla en 1992. Sin duda atrajo la atención, aunque no todo fue positivo.

Luego, en 2005, realizó una campaña basada en el eslogan “Chile: All Ways Surprising”.

Chile ya no hace eslóganes. Ahora adopta un enfoque más sutil, centrándose en la estabilidad, la diversidad geográfica del país, que abarca desde los desiertos hasta los glaciares, y el “carácter emprendedor de las personas”.

Estos se venden en campañas de relaciones públicas, y a través de redes sociales, eventos y un programa de alcance dirigido a 380 empresas en todo Chile, para hacer que todos canten la misma canción.

Existen reglas muy específicas sobre qué logotipos, tipos de letra e incluso fotografía puede usar. Hay cinco colores de marca específicos: tonos exactos de gris, rojo, amarillo y dos azules.

Es el tipo de disciplina de marca la que cualquier compañía de Fortune 500 estaría orgullosa.

Los especialistas en marketing de Chile afirman que el público internacional, especialmente el tipo de personas que podrían tomar decisiones de inversión, ahora tienen una mejor impresión del país. Desde el atractivo del campo hasta la estabilidad de su gobierno.

Cortés cita dos cosas que han ayudado a mejorar la imagen de Chile. En primer lugar, la estrategia a largo plazo, que es difícil de hacer en una democracia, porque los nuevos gobiernos a menudo quieren entrar y cambiar todo.

El segundo es hacer que los ciudadanos participen. “Es esencial fortalecer Brand Chile dentro del país para promoverlo de manera efectiva en el exterior”, dice.

“Cada chileno es responsable de esta gran tarea y está llamado a convertirse en embajador de las cualidades únicas y positivas del país”.

¿Han funcionado realmente los esfuerzos para impulsar el perfil de Chile? Estas cosas son muy difíciles de cuantificar, pero la inversión extranjera en el país sin duda ha aumentado fuertemente durante la última década.

La inversión extranjera directa en Chile aumentó de 4.3 billones de pesos en 2003 a 30 en 2012, según el Banco Central de Chile. Mientras tanto, el número de visitantes al país llegó a un récord de 6.45 millones de personas el año pasado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
La Voz de Chile