Matt Haimovitz se reencuentra con el millonario cello Goffriller

2 min de lectura

Matt Haimovitz se reencuentra con el millonario cello Goffriller. Quince meses atrás, mientras daba una lección a un estudiante, lo dejó caer. Rompió el cuello del violonchelo. Desde entonces, el instrumento ha sido sometido a extensas restauraciones. Final feliz.

Matt Haimovitz

Matteo Goffriller fue un luthier veneciano del siglo XVII. El que construyó este instrumento único. Fiel acompañante por décadas de Matt Haimovitz. Un equipo de cinco luthiers de Reed Yeboah Fine Violins, cerca de Columbus Circle, se encargó de la operación.

La relación entre instrumento y músico es inusualmente estrecha. “Probablemente sea el instrumento más cercano a la voz humana”, dijo Haimovitz. “Debemos ser buenos amigos, amigos íntimos”. En la tarde que Haimovitz recogió su pieza caminaba de un lado para otro en la sala de estar de su amigo, secándose el sudor de la frente. Había planeado darles a los luthiers un concierto privado en su tienda, pero estaba nervioso por la condición de Matteo Goffriller.

Justo antes del accidente, Haimovitz y su alumno habían estado estudiando detenidamente una sonata de Francis Poulenc. Haimovitz estaba con Matteo, su estudiante con un Stradivarius en préstamo. “Estaba buscando el tono de Poulenc y perdí el equilibrio”, recordó Haimovitz. “Tropecé, con un pie sobre el otro y tuve que tomar una decisión. ¿Me desplomo sobre el instrumento y dejo que se rompa en pedazos? ¿O lo dejo ir y espero lo mejor?”. Eligió la segunda opción. “Miré hacia abajo y allí estaba, en dos pedazos”, recuerda.

El accidente condujo al descubrimiento de otros problemas más insidiosos: el interior de Matteo de trescientos años se derrumbaba. La parte superior estaba perdiendo su arco; las grietas se estaban ensanchando “Un efecto dominó”, dijo Haimovitz. “Durante treinta años ha ido conmigo a todas partes, y luego, de repente, ¿no tenerlo cerca?”.

En el Upper West Side, Haimovitz llamó a un taxi, llevando la caja vacía. Recordaba haber conocido a Matteo en una tienda de instrumentos de Londres, cuando era un prodigio de diecisiete años. En las décadas posteriores ha tocado en una sinagoga profanada en Cracovia, en el CBGB de New York, en un risco en Montana y en una joyería de Venecia que solía ser el estudio de Goffriller. Una vez, mientras Haimovitz estaba en Israel para actuar en un festival, estalló una explosión no lejos de donde se estaba quedando. “Corrí al búnker, con el chelo”, dijo.

En la última visita de Haimovitz, Matteo había comenzado a parecerse a sí mismo. Pero, cuando intentó tocar el instrumento, el sonido estaba apagado. “Hubo un rango de solo dos o tres notas en la cuerda D, de rango medio, que pude reconocer”, dijo, desanimado. Los luthiers le aseguraron que se abriría con el paso de las horas.

En el taller de reparaciones, Haimovitz tocó el timbre. “Estoy nervioso!”, dijo. Adentro, un pequeño grupo estaba reunido alrededor de copas de Prosecco. La esposa de Haimovitz, la compositora Luna Pearl Woolf, miró ansiosamente. Matteo estaba parado en el centro de la habitación.

Haimovitz se sentó y tocó algunas escalas roncas, antes de lanzarse en una alegre melodía, el preludio de la Suite Nº 1 de violonchelo de Bach. Terminó con una nota larga, y luego se sentó en silencio. “Hmm”, dijo.

El resto comenzará a saberse en los días sucesivos. Pero nadie duda de la fidelidad de los íntimos amigos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
La Voz de Chile