Mon Laferte, el enigma indie pop de Chile virando a la música del Caribe

Mon Laferte, el enigma indie pop de Chile virando a la música del Caribe. La versión norteamericana de la revista Rolling Stone se ocupa de la chilena Mon Laferte. “En una era en la que el pop y el reggaeton dominantes son sinónimos y la fórmula actual para hacerse viral implica ritmos prefabricados, la música alternativa latina no garantiza constantes éxitos. Pero hay excepciones dignas”. Y allí talla Mon Laferte.

Anfitriona de los MTV Millennials 2018

Mon Laferte: una mezcla embriagadora inspirada en el rockabilly con referencia a las canciones de amor de Ritchie Valens, boleros clásicos que combinan corazones con grandes folcloristas latinoamericanos y un toque de frescura jazzy a la Amy Winehouse.

La improbable receta de la nacida en Chile que ganó cientos de millones de visitas en YouTube y obtuvo cinco nominaciones al Latin Grammy en 2017. Incluso ganó el premio a la Mejor Canción Alternativa por su sencillo “Amárrame”, con la estrella de rock colombiana Juanes, con quien ella está actualmente de gira por Estados Unidos. El 3 de junio está programado que sea anfitriona de los Premios Millennials MTV 2018.

Pero mucho antes de que sus brebajes que abarcaban el género alcanzaran popularidad masiva, la cantautora de 35 años comenzó su andadura como una adolescente, cantando covers folclóricos tradicionales en bares de su ciudad natal, Viña del Mar.

“Pienso en cómo el futuro es un collage”, dice Laferte a Rolling Stone, detrás del escenario en el Madison Square Garden. Acaba de abrir para Juanes. Mientras pinta un retrato de una mujer anónima bebe una copa de vino y dice: “Todos somos un collage, simplemente míranos. Tenemos tatuajes, anillos y piercings de la vieja escuela. Creo que mi música es un poco de eso. Me gustaría llevar esa idea aún más lejos: tomar un poco del pasado y mezclarlo con algo nuevo”.

¿Qué sonido vino primero y qué la llevó a fusionarlos?

Primero canté música folklórica, boleros, tangos, nueva canción chilena, como cantante de covers. Cuando comencé mi propio proyecto me interesé más por otros géneros, como el pop y la música alternativa. Lo que me gusta hacer ahora es utilizar diversos ritmos para contar una historia. Siento que la música también es muy visual, teatral, y eso me sirve para el escenario. Pero me gustan todos los tipos de música. Siento que puedo encontrar la belleza en todo”, afirma.

“Quiero hacer ritmos caribeños porque siempre han estado presentes en Chile, al menos cuando crecía en Viña del Mar con mis padres. He estado cantando desde que era una niña pequeña. A los 14 años comencé a tocar en bares y en las calles, pero cantaba las canciones de los demás. Cuando llegué a México lancé mi primer álbum de canciones originales con la ayuda de mis amigos. Regalaba discos gratis y organizaba fiestas para recaudar fondos para financiarlo. Lo mismo con el segundo álbum. Pero tengo ganas de dirigirme hacia la música caribeña porque ya hice rock y he estado en una banda de metal.

– ¿Cómo ayudó la reubicación en México a impulsar tu creatividad?

– A diferencia de México, Chile es muy pequeño y de repente puede sentirse como un pequeño vecindario. Las personas a menudo son tímidas y probablemente tengan este miedo a ser juzgadas. Creo que México es similar a Nueva York en el sentido que estás allí para hacer algo o “adiós”. Llegué a México sola, sin conocer a nadie. Me dije a mí mismo que haría algo, si era bueno o malo, incluso si le gustara a una sola persona. México tiene algo… tiene mucho color y mucha gente. La ciudad es ruidosa. Sales afuera y te sientes como si estuvieras en una gran ciudad, pero al mismo tiempo se siente íntimo, como cuando hablas con la mujer que vende tacos de la calle o prepara jugos en el puesto de la esquina.