Movimiento feminista en Chile crece en influencia

Movimiento feminista en Chile crece en influencia. El país se ha movido al ritmo de las manifestaciones y ocupaciones universitarias llevadas a cabo por un movimiento feminista histórico. Se exige educación no sexista y el fin del acoso y la desigualdad de género. Según el Comité Coordinador Feminista Universitario 100 mil mujeres marcharon por las calles de Santiago.”¡Todos somos víctimas de la precariedad: estudiantes, migrantes, madres y trabajadoras en las calles!”.

Movimiento feminista Chile

Este movimiento feminista “sin precedentes” se expande en un país marcado por la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-90). Y también en el cual la Iglesia Católica “tiene un peso considerable” en el aparato político y en la sociedad, dijo Franck Gaudichaud, profesor titular de Estudios latinoamericanos en la Universidad de Grenoble.

Todo comenzó después que un profesor de la Universidad del Sur de Chile en Valdivia fue declarado culpable de acoso sexual a una empleada. Su único castigo era verse obligado a cambiar de trabajo. Esto llevó a la primera ocupación universitaria feminista el 17 de abril.

La Universidad de Chile, en Santiago, donde dos profesores fueron acusados ​​en 2016 de abuso de poder y acoso sexual respectivamente, hicieron lo mismo. Al igual que veinte universidades en el país, que posteriormente han sido ocupadas.

“Fue la chispa que encendió el movimiento: la demanda para terminar con la impunidad en las universidades chilenas. Además, la gente está hablando del ‘mayo chileno'”, dijo Gaudichaud.

Violencia de género

El levantamiento feminista es una continuación de los logros sociales que reciente y tardíamente han ganado las mujeres. El derecho al divorcio solamente se reconoció en 2004. Y apenas el año pasado el Estado promulgó el derecho al aborto en casos que la vida de la madre está amenazada, donde el feto es inviable o si el embarazo es resultado de una violación.

“Desde 1990, y en el final de la dictadura, la derecha ha hecho todo lo posible para impedir el avance de los derechos de las mujeres en el Cogreso”, dijo Gaudichaud. “En la mente de las personas, el papel de las mujeres sigue siendo el de una madre y una esposa”.

Esto es aún más cierto dado que en Chile el acoso sexual solo es punible por ley en el contexto de las relaciones laborales, de las cuales se excluye el ámbito académico.

Esta es una de las razones detrás de la ira de estudiantes chilenas como María Fernanda Barrera Rodríguez, que estudia una Maestría en Ciencias Políticas en la Universidad de Chile.

“Pedimos el fin de las desigualdades de género, la cultura de violación, el machismo y el sistema de patriarcado, problemas cuya expresión más extrema radica en los feminicidios”, dijo.

Feminismo en Chile

Durante más de un mes los estudiantes han multiplicado sus ocupaciones y llevado a cabo acciones espectaculares, a veces en topless, para “exponer el patriarcado”, como lo expresan.

Dada la magnitud del movimiento, el presidente Sebastián Piñera anunció una serie de medidas. Y fijó una “agenda de mujeres” a fines de mayo, la más simbólica de las cuales es consagrar la igualdad de género en la constitución.

Piñera espera calmar la ira de los estudiantes, cuya naturaleza ingobernable conoce demasiado bien. Su período anterior en La Moneda estuvo marcado por un histórico movimiento estudiantil a favor de la educación pública gratuita y de calidad.

El movimiento feminista de Chile, inspirado en parte por el poderoso movimiento Ni Una Menos, que se extendió desde Argentina hacia el resto de América Latina, ha mantenido su autonomía radical de las instituciones y la clase política.

Ha pedido la renuncia del ministro de Educación, Gerardo Varela, quien dijo que las mujeres chilenas solo sufren “pequeñas humillaciones y discriminaciones”.

En la arena política, pocos diputados de la oposición se han hecho eco de las voces del movimiento y Piñera tiene que lidiar con los márgenes más conservadores de su coalición, que se oponen firmemente a las demandas feministas.

Violencia contra mujeres en áreas urbanas en campaña global