Nobel de Literatura, por qué no habrá premiados en 2018

3 min de lectura

Nobel de Literatura, por qué no habrá premiados en 2018. La historia fue revelada en el New Yorker por Alexandra Schwartz. Varios factores dinamitan la credibilidad de esta distinción. Los detalles recuerdan a las ficciones más sofisticadas, entre personajes perversos y cínicos, todos poseedores de sospechoso aspecto de corrección política. Pero es la realidad. Y Estocolmo no deja de ofrecer sorpresas en su geografía humana.

El Premio Nobel de Literatura está roto. El viernes, la Academia Sueca, que otorga el premio, anunció que no nombrará un galardonado este año. Es una decisión que resulta de un escándalo dentro de sus filas. Un escándalo por “abuso sexual”. Aunque esa frase tanto exagera como minimiza el confuso giro de los acontecimientos que ha llevado a este extraordinario callejón sin salida.

Un intento de resumen. En noviembre, el periódico sueco Dagens Nyheter informó que dieciocho mujeres habían acusado a un hombre relacionado con la Academia Sueca por acoso y agresión sexual. El comportamiento aparentemente comenzó hace al menos veinte años. El hombre es Jean-Claude Arnault, un fotógrafo francés, cuya esposa, la poeta Katarina Frostenson, es miembro de la academia. Juntos poseen y operan Forum, un prestigioso club cultural en Estocolmo que recibió fondos de la academia.

A la luz de las acusaciones, Sara Danius, secretaria permanente de la academia, cortó rápidamente los vínculos con Forum y contrató a un bufete de abogados para investigar la relación de la academia con el club. Fueron descubiertas “irregularidades financieras”. La firma también descubrió que las estrictas reglas de secreto del Nobel se habían roto. Al parecer Arnault filtró repetidamente los nombres de los ganadores, presumiblemente con la ayuda de Frostenson. Asunto nada despreciable si tenemos en cuenta las frenéticas apuestas que tienen lugar antes que se anuncie el premio cada año. Arnault ha negado todas las acusaciones. Y Frostensen no ha hecho comentarios públicos sobre el escándalo.

Nobel en tiempos del #MeToo

La academia comenzó a desmoronarse. Tres miembros renunciaron después que el cuerpo se negó a expulsar a Frostensen. Así que, eventualmente, lo hizo Danius, quien fue elegida para su cargo en 2015 y es la primera mujer en tenerlo. Muchas personas sentían que era incorrecto que una mujer cayera en la trampa de las fechorías atroces de un hombre, particularmente en la época del #MeToo.

Multitudes de manifestantes, en su mayoría mujeres, se reunieron en la plaza frente a la sede de la academia para expresar su apoyo a Danius. Más miembros renunciaron, incluido Frostensen. Y, sin embargo, los miembros de la academia, nombrados de por vida, no pueden renunciar técnicamente.

Los asientos permanecen vacíos hasta que mueren sus ocupantes, aunque el Rey Carl XVI Gustaf, el patrón de la academia, ha dicho que va a cambiar esa regla. Tal vez como una señal de lo que podría suceder si no lo hace, la lectura recomendada actual en el sitio web del premio de literatura es “El señor de las moscas”, del premio Nobel William Golding.

Nuevos y viejos miembros del Comité

Los nuevos miembros solo pueden ser aprobados por un quórum de doce miembros. Ahora, la reducida Academia tiene diez miembros activos en vez de los dieciocho habituales. Para complicar aún más las cosas, la academia podría haber otorgado el premio este año, si así lo hubiera decidido.

Solo se necesitan ocho miembros para constituir un quórum para votar, que opera por mayoría simple. Pero la academia consideró prudente posponer los procedimientos hasta que arregle su casa. Es la primera vez que lo hará desde 1949, cuando la academia decidió que ningún candidato cumplía con sus criterios. William Faulkner fue finalmente elegido y recibió su premio un año después.

Para compensar, se anunciarán dos ganadores el próximo año, lo que plantea la posibilidad que Philip Roth reciba finalmente el reconocimiento que él y sus admiradores han anhelado.

Historia real casi de ficción

Un hombre manipulando su prestigio cultural con fines siniestros, una mujer convertida en chivo expiatorio, disputas literarias y puñaladas por la espalda: el escándalo del Nobel es verdaderamente una historia para nuestros tiempos.

Aunque detalles como el rey desconcertado y el procedimiento del quórum arcano le dan el brillo de la ficción. Parece inevitable que todo este caos dañará el prestigio del Premio Nobel de Literatura. Tal vez la mayor sorpresa es que haya logrado mantener su brillo por tanto tiempo.

¿Por qué, después de todo, nos emocionamos tanto acerca de qué escritor elige integrar un comité de intelectuales suecos en un año determinado? Para las personas que se preocupan por los libros, el día del anuncio del Nobel es como una Navidad secular.

En primer lugar, existe el placer de especular acerca del regalo que se nos puede dar. Las preferencias están expresadas; las apuestas se abren en Ladbrokes; las probabilidades se discuten, sin el más mínimo rastro de evidencia para dar crédito a una corazonada particular sobre otra.

Luego, finalmente, llega el anuncio y es recibido con alegría (Alice Munro), desconcierto (Patrick Modiano), rencor (Mo Yan) o una mezcla de los anteriores (Bob Dylan). La situación de Dylan fue particularmente instructiva. Los partidarios celebraron su victoria como el pináculo en una vida de logros, el halo definitivo para su santo embaucador. Los detractores cuestionaron si tenía el derecho de ser considerado escritor, y mucho menos uno bueno.

Ahora nos han recordado que detrás del místico Telón de Nóbel hay un grupo pequeño y bastante homogéneo de suecos falibles que se han encargado de arbitrar toda la literatura mundial.

Ese recordatorio pincha el aura de elección suprema que ha acumulado el premio. Al escribir sobre el escándalo de la academia para la página de opinión del Times, el novelista y crítico Tim Parks calificó al premio de “tonterías”.

Bob Dylan podría estar de acuerdo con eso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LaVozdeChile