Costa Rica es la última obsesión de Latam Airlines