Pensiones en Chile, el ocaso de las AFP y la solución contemporánea

Pensiones en Chile, el ocaso de las AFP y la solución contemporánea. El domingo en Santiago se vivió una protesta masiva contra las Administradoras de Fondos de Pensiones. El sistema de pensiones privatizado de Chile se lanzó en el país en 1981. Ha sido un caso que otros países del mundo han adaptado. Puertas adentro se renueva una discusión estratégica. Por qué las AFP han dejado a 10 millones de chilenos con beneficios de jubilación extremadamente bajos.

Alrededor de 10 mil personas marcharon en Santiago. Exigieron el fin del sistema de pensiones privatizado creado bajo la dictadura de Augusto Pinochet. También insistieron en mejorar las anualidades.

Agitando pancartas, gritando consignas ruidosas al sonido de trompetas y tambores, jubilados y trabajadores con sus familias marcharon por Santiago exigiendo el fin del sistema actual.

Las AFP es un sistema, que administra 170 mil millones de dólares en fondos. Y estos se han visto afectado por el bajo rendimiento de los jubilados, a quienes se les había exigido pagos anuales equivalentes al 70 por ciento de su último salario.

Pensiones dignas

“Este movimiento busca mejorar las pensiones, que siguen cayendo en Chile, especialmente para las mujeres”, dijo el líder de la protesta, Luis Mesina. “Esta demanda atraviesa sectores y lucha por pensiones decentes”.

Mesina dirige el movimiento de protesta “No + AFP”. Fue lanzado hace cinco años por los sindicatos que se manifestaron contra el sistema. Ya han organizado marchas de más de 100 mil personas.

El sistema AFP fue creado en 1981 por economistas neoliberales influenciados por Milton Friedman de la Universidad de Chicago. Los “Chicago Boys” reemplazaron un sistema de reparto financiado por el gobierno por uno en el que los trabajadores y sus empleadores pagaban una parte de sus ganancias en fondos de pensiones privados.

Los manifestantes quieren poner fin al sistema a favor de uno que incluya contribuciones no solo del empleado, sino también del empleador y del Estado.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ya dijo que quiere cambiar el sistema de pensiones. Su compromiso es delinear una serie de reformas que involucraría a firmas de seguros y la creación de una versión estatal del sistema.