Piñera y la percepción del Financial Times: “regresa con tono inclusivo”

3 min de lectura

Piñera regresa a la presidencia de Chile con “nuevo tono inclusivo”, afirma el diario económico Financial Times. Esta publicación es la más influyente para los operadores económicos del planeta. “Los asistentes del multimillonario dicen que ha arreglado la oreja política que estropeó su primer mandato”, destaca.

“Cuando Sebastián Piñera, el multimillonario de cabellos plateados que supuestamente es descendiente directo del último emperador inca, finalizó su mandato de cuatro años como presidente de Chile en 2014, fue el presidente más impopular del país desde el restablecimiento de la democracia.

El domingo regresó al poder

La reelección de Piñera en diciembre fue la última oscilación desde la izquierda en América Latina y podría marcar el comienzo de nuevas políticas favorables a la inversión, si ha arreglado el margen político que obstaculizó su primer mandato.

El hombre que construyó un imperio empresarial que abarca la aerolínea nacional privatizada, una estación de televisión líder y el principal equipo de fútbol de Chile se ha suavizado con la edad, dicen sus asesores. Un colaborador cercano promete que Piñera será un líder más maduro, más reflexivo, más humilde, más integrador.

“Esta vez está mucho menos obsesionado con si le gusta o no. Y mucho más seguro de sí mismo”, dice Eugenio Tironi, un sociólogo que publicó un libro sobre Piñera en 2011 titulado “¿Por qué no me quieren?”

“Eso podría hacerlo más agradable, más auténtico”, dice. Y agrega que el equipo entrante de Piñera tiene más experiencia política que el que se hizo cargo de la nación productora de cobre más grande del mundo, en 2010.

La agenda del presidente también se enfoca más en la calidad de vida, en respuesta a las nuevas demandas sociales que surgieron con el crecimiento de la clase media chilena durante el boom de las materias primas 2000-14. Y que llevaron a su primer mandato a verse afectado por protestas callejeras masivas por los altos niveles de desigualdad.

La comprensión política será crucial dado que el líder de centro derecha tiene minoría en el Congreso. Y se enfrenta a una oposición mucho más díscola que durante su primer mandato.

Esta es la segunda ocasión en que Piñera ha sucedido a Michelle Bachelet, la ex líder de los derechos de las mujeres de la ONU, cuyos últimos cuatro años en el cargo, Piñera los calificó de “una pérdida de tiempo”.

Tercero en discordia

Las elecciones del año pasado llevaron a la aparición de una tercera fuerza política significativa en la izquierda, el Frente Amplio. Fundado por los propios estudiantes que lideraron las protestas en su contra y se convirtieron en héroes populares.

Una de las reformas más importantes y potencialmente polémicas del nuevo presidente será el sistema de pensiones privadas de Chile, creado por el hermano de Piñera, José, cuando era ministro de seguridad social de Pinochet en 1980, pero que hoy paga al pensionado promedio menos que el salario mínimo .

La reforma de las pensiones -que probablemente incluya una mayor participación del gobierno, junto con mayores contribuciones- ya goza de un grado significativo de consenso político y se espera que sea aprobada por el Congreso Pero podría concitar la oposición del Frente Amplio. por no llegar lo suficientemente lejos.

Otros temas de la agenda incluyen la reforma fiscal, la mejora de las finanzas públicas, la reducción de la burocracia y el aflojamiento de los procesos de aprobación de grandes proyectos de inversión, especialmente en el importante sector minero de Chile. Estos están destinados a recuperar la confianza de los inversores después de cuatro años consecutivos de caída de la inversión con Bachelet.

De hecho, en el corazón del proyecto proclamado por Piñera para convertir a Chile en un país desarrollado hay una promesa de reactivar el crecimiento económico. Espera se duplique después que la segunda presidencia de Bachelet lograra solo un crecimiento promedio anual de 1.8% en medio de la caída del precio del cobre.

Sin embargo, tendrá importantes contrapesos económicos detrás de él. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico proyecta un sólido crecimiento económico del 2,9 por ciento en 2018 y en 2019 gracias a unas perspectivas mundiales más favorables, un comercio mundial más fuerte y un aumento de los precios de los productos básicos.

“Este crecimiento será inclusivo. Tenemos que entender que no solo se trata de crecimiento, sino que parte del problema es extender los beneficios”, dice Felipe Larraín, quien regresará a su anterior rol como ministro de finanzas de Piñera.

Esta vez, Piñera representará “un derecho más compasivo, con una mezcla entre puntos de vista liberales y socialdemócratas”, según un consejero cercano.

“Decir que los Chicago Boys están de vuelta no es comprender lo que está sucediendo”, dice el asesor, refiriéndose a los discípulos monetaristas de Milton Friedman, quienes influyeron mucho en la política económica en la década de 1980 durante la dictadura del general Augusto Pinochet.

Inusualmente para un líder de derecha, se espera que Piñera continúe con el intento de Bachelet de atender las demandas de una clase media expandida, según Tironi.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LaVozdeChile