Refutación de Chile a Bolivia acerca de “obstaculizar conversaciones”

1 min de lectura

Chile refuta a Bolivia acerca de “obstaculizar conversaciones”, en relación al conflicto sobre la demanda marítima. Incluso Chile niega ser el “villano” en esta historia. Por eso rechazó las afirmaciones de los bolivianos, sobre que había obstaculizado las conversaciones sobre el acceso al mar. Y negó que fuera el “villano aislacionista” en una disputa territorial centenaria.

Bolivia apeló a la Corte Internacional de Justicia instando a los jueces de la ONU a que dictaminen que Chile tiene la obligación legal de entablar negociaciones para poner fin a la disputa. Pero el representante chileno le dijo al tribunal de La Haya que “el reclamo de La Paz es insostenible y debe ser desestimado en su totalidad”.

Chile y su posición

Claudio Grossman agregó: “En 1904, Chile y Bolivia completaron un tratado de paz y armonía que resolvió por completo todos los problemas territoriales pendientes entre nuestros dos estados”. Al tiempo que explicó: “Chile también reconoció a favor de Bolivia, a perpetuidad, los derechos de tránsito comercial más completos y sin restricciones en su territorio y sus puertos del Pacífico”.

La disputa gira en torno a las iniciativas de Bolivia para restablecer el acceso al Pacífico. Es una geografía que perdió al final de una guerra de cuatro años en 1883.

Los jueces de la CIJ fueron informados el lunes, en la apertura de los siete días de audiencias, que Bolivia una vez tuvo 400 kilómetros de costa. “Hoy no tiene ninguno”, dijo el ex presidente boliviano Eduardo Rodríguez Veltze.

Destacando la importancia del reclamo de Bolivia su delegación a la corte es encabezada por el presidente Evo Morales.

Grossman insistió en que “Bolivia disfruta del acceso irrestricto al territorio chileno en el transporte de mercancías en ambas direcciones”.

“A un costo significativo”, Chile había hecho “más de lo requerido” en virtud del tratado de 1904, construyendo tres nuevos complejos fronterizos y mejorando las carreteras y las instalaciones portuarias.

“Bolivia es uno de los pocos países del mundo que opera sus propias autoridades aduaneras en los puertos de otro país”, dijo Grossman.

También disputó la afirmación de Bolivia de que Santiago se había negado a negociar una resolución justa, insistiendo en que La Paz “interrumpió las negociaciones y puso fin a las relaciones diplomáticas”.

“Hacer justicia no puede ser tratar a Chile como un villano aislacionista sobre la base de una acusación completamente incierta y engañosa”, agregó Grossman.

Los dos países no han tenido relaciones diplomáticas formales desde 1978. Mientras tanto, Santiago ha abierto su propio caso contra Bolivia por la vía fluvial de Silala, que desemboca en la agostada Atacama y que La Paz ha amenazado con desviar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LaVozdeChile