Sebastián Piñera, el gato en vez del puma y los renovados sueños en “Sanhattan”

3 min de lectura

Sebastián Piñera ha inaugurado un segundo mandato. Su predecesora socialista Michelle Bachelet deja atrás un legado de malestar económico. El crecimiento anual fue menos del 1.8% durante su reciente mandato. Y solo un 1.6% el año pasado. Lo que alguna vez fue el puma de América Latina luce como un gato doméstico enfermo y envejecido.

Los pares de Chile en la Alianza del Pacífico (México, Perú y Colombia) crecieron todos más rápido. Un último puesto en el grupo no es poca cosa. Dado que el presidente colombiano Juan Manuel Santos gastó su capital político durante ocho años casi exclusivamente en asegurar la amnistía para los terroristas de las FARC.

La economía de Chile también tuvo un desempeño inferior al promedio mundial de crecimiento durante los años de Bachelet. No había sucedido en décadas.

 

Durante el período anterior de Piñera como presidente la economía creció a una tasa promedio anual de 5.3%. Los chilenos esperan que ayude a recuperar al país. Muchos “expertos” no creen que eso sea posible. Explican los años de Bachelet como un regreso a la vieja normalidad para Chile. El período de 30 años de desempeño económico estelar y la creación de riqueza que comenzó a mediados de la década de 1980, en este punto de vista, fue un “paréntesis”.

Es difícil de creer mirando el distrito financiero en Santiago. Está salpicado de brillantes rascacielos, incluido el edificio más alto de Sudamérica, cafeterías, restaurantes elegantes y centros comerciales. Es verano en el hemisferio sur y, a la hora del almuerzo, los oficinistas pasean por las aceras y comen en los cafés al aire libre como lo hacen en las grandes ciudades del mundo desarrollado. Los chilenos a veces describen irónicamente el barrio como “Sanhattan” por su sensación de Nueva York.

La excepcionalidad chilena es también un fenómeno regional. En todo el continente, los chilenos son conocidos por su competitividad, ambición y asunción de riesgos.

Sin embargo, la prosperidad de Santiago no ha llegado a muchas partes del país. Aquí en Arica, el árido norte, a un tiro de piedra de la frontera peruana, la gente no es menos emprendedora. Pero la vida es considerablemente menos glamorosa.

Con su clima soleado y suave brisa marina, este es un destino popular para los turistas nacionales. Pero falta capital. Y eso es un lastre para la productividad. El pequeño hotel boutique de cuatro pisos donde estuve, por ejemplo, fue construido hace solo cuatro años, pero no tiene ascensor. Los atentos dueños nos ayudaron a arrastrar nuestro equipaje a nuestra habitación. Su tiempo podría haber sido mejor gastado.

Bachelet también fue presidente entre 2006-2010. Pero su reciente mandato fue especialmente cruel con el capital. Su coalición Nueva Mayoría, que incluye al Partido Comunista, se propuso destruir los pilares de la economía de mercado. Su gobierno estaba obsesionado con igualar la distribución del ingreso en lugar de elevar los niveles de vida.

Un objetivo principal era el negocio, que, para la izquierda chilena, es el enemigo público número 1. Al asumir el cargo en marzo de 2014, Bachelet complicó casi inmediatamente el código tributario corporativo, elevando las tasas y reduciendo los incentivos para que los empresarios volvieran las ganancias a sus empresas.

En una entrevista en Santiago pregunté a José Ramón Valente por qué Chile creció tan lentamente durante los años de Bachelet. “Despreciaban por completo lo que se necesita para crear un crecimiento del 5%”, dijo. “Pensaban que podían hacer y decir lo que quisieran y podían tratar el negocio como quisieran”.

La economía de la izquierda

Eso no sucedió. Según Leónidas Montes, director del Centro de Estudios Públicos de Santiago, la inversión como porcentaje del producto interno bruto cayó cada año durante el reciente gobierno de Bachelet. Fue el 25% del PIB en 2013, el año anterior a la incorporación de Bachelet, y en el último año de su mandato se redujo al 21,5% del PIB.

Los altos impuestos y la fuerte regulación también empujan a la actividad económica a la clandestinidad, lo que obliga a muchos solicitantes de empleo a ir al mercado negro. En la revista chilena Pulso, Carolina Grunwald, del Instituto para la Libertad y el Desarrollo de Santiago, señaló que “durante los últimos cuatro meses de 2017, casi el 30% de la mano de obra chilena fue cancelada. Estos son trabajos de baja productividad que no pagan bien. También brindan a los trabajadores menos protecciones estatales”.

El rápido crecimiento de Chile no fue una anomalía. Fue el resultado de una política pública inteligente. Y puede volver a suceder.

Esta nota fue escrita por Mary Anastasia O’Grady y publicada en The Wall Street Journal, bajo el título “El rápido crecimiento chileno puede volver a suceder”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LaVozdeChile