Sierra Leona elige presidente en medio de la incertidumbre

Sierra Leona elige presidente en medio de la incertidumbre. En el segundo turno los sierraleoneses votan escogen a un nuevo presidente en comicios de resultado incierto. Se enfrenta el heredero político del presidente saliente y el líder del principal partido opositor.

A la hora de la apertura los electores eran menos numerosos que durante la primera vuelta, ocurrida el 7 de marzo. En la primera vuelta la participación superó el 84%. Los primeros resultados se publicarán a principios de la próxima semana.

“Hasta ahora todo es normal, transcurre pacíficamente. La gente vendrá más tarde”, aseguró Momoh Sesay, delegado del partido gubernamental APC.

Sierra Leona se debate entre ellos

Julius Maada Bio, el opositor que puede llegar ser presidente

En la primera vuelta, Samura Kamara, el candidato del partido gobernante Congreso de Todo el Pueblo (APC), logró el 42,7% de los sufragios. En tanto su contrincante, el ex general Julius Maada Bio, líder del opositor Partido del Pueblo de Sierra Leona (SLPP), lo superó por escaso margen. Recogió el 43,3% de los votos.

“El duelo está demasiado reñido para decir quién va a ganar”, aseguró el analista político Edmond Abu.

La campaña fue marcada por enfrentamientos esporádicos entre los seguidores de ambos bandos. Así como el aumento de las tensiones interétnicas. En ese contexto los dos partidos cuentan en principio con el apoyo de sus feudos. Sierra Leona es un país donde las preferencias políticas coinciden con la pertenencia a determinadas etnias o regiones.

La victoria podría decidirse por tanto en Freetown, cuya población es más diversa, y en el distrito de Kono, en el este del país, donde el APC y el SLPP no suelen lograr una mayoría clara, explica Abu.

Sierra Leona, tensa calma

En los últimos días, responsables religiosos y asociaciones de la sociedad civil pidieron una y otra vez que los comicios se celebrasen sin violencia, como ocurrió durante la primera vuelta de las presidenciales, que coincidió con las elecciones legislativas y locales y fue alabada por los observadores internacionales.

Desde la independencia en 1961, el APC y el SLPP se suceden en el poder en este país de unos siete millones de habitantes, azotado entre 1991 y 2002 por una guerra civil que dejó unos 120.000 muertos y cientos de miles de refugiados y desplazados.

Aunque el gobierno saliente logró atraer a inversores para reconstruir Sierra Leona, la economía sigue sufriendo las consecuencias de la caída del precio de las materias primas y de la epidemia de ébola registrada entre 2014 y 2016.

Durante la campaña, el líder opositor, Bio, prometió mejorar el sistema educativo y criticó duramente los estrechos vínculos entre el gobierno de Koroma y China.