Snapchat y Facebook, quién le copia a quién

Snapchat y Facebook, quién le copia a quién. El CEO de Snapchat dice que Facebook trata de competir por la atención. Evan Spiegel afirma que Snapchat sobrevivirá a la copia de Facebook. Y que ese intento de apropiación de Facebook “le molesta más a mi esposa que a mí”. El jefe de Snapchat lanzó una crítica mordaz a Facebook. Desestimó tanto su atractivo como sus intentos exitosos de copiar las características más populares de Snapchat.

Snapchat y Facebook, nada de camaradería

Evan Spiegel apuntó una serie de críticas contra su adversario más grande. Snap “tiene una misión que va en contra de las redes sociales tradicionales”.

Snap inventó “historias” de Snapchat, a través de las cuales las personas publican videos de lo que sucede durante el día. Esos videos duran 24 horas. En respuesta, Facebook ha creado un producto similar para todas sus aplicaciones, de Instagram a WhatsApp. Algunas de las cuales ahora tienen muchos más usuarios que Snap.

Los analistas han señalado el éxito de Facebook como un obstáculo potencial para el crecimiento de Snap, principalmente porque las personas no ven la necesidad de suscribirse a Snapchat si pueden hacer lo mismo en otro lugar.

“En Snapchat, se trata de construir relaciones más profundas con las personas con las que se está cerca”, dijo. En Facebook “están teniendo problemas para cambiar el ADN de su empresa, que se trata de personas que compiten entre sí por la atención”.

Para el CEO de Snapchat la copia de Facebook es la menor de sus preocupaciones. Desde que lanzó su empresa al público en marzo del año pasado, Spiegel ha soportado una rotación frecuente de ejecutivos, problemas con la moral de los empleados y una reacción violenta por el rediseño de su aplicación principal, que según él fue inesperadamente perjudicial.

“Si puedes crear algo que sea tan hermoso y simple ,que lo único que otras personas puedan hacer es copiarlo exactamente, esa es la sensación más fantástica”, dijo. “Es lo más fantástico del mundo”, repitió.

California enfrenta a Facebook