USA Today analiza el paso de Francisco por Chile

2 min de lectura

El Papa Francisco llegó a Chile el lunes, y en papel, debería ser algo así como un regreso a casa para él. El Papa es de Argentina, el vecino de Chile, y cerca del 60% de los chilenos se identifican como católicos. Pero, en cambio, la visita de tres días del Papa ha puesto al descubierto el descontento generalizado con la Iglesia Católica en Chile.

La confianza de los chilenos en la alguna vez poderosa institución se ha desplomado en las últimas dos décadas y se ubica entre las más bajas de toda América Latina. La semana pasada, antes de la visita del Papa, vándalos prendieron fuego a dos iglesias en Chile y arrojaron una bomba en una tercera. En volantes, advirtieron que la próxima bomba atacaría al papa.

Incluso aquellos que condenan la violencia expresan consternación con la iglesia. Como muchos chilenos, María Eugenia Ilabaca iba a la iglesia todos los domingos cuando era niña. Ella era tan devota que hasta pensó en convertirse en monja.

Ilabaca recuerda el día en que comenzó a cuestionar a la iglesia. Su abuelo había muerto y ella llevó el cofre a la congregación local. El sacerdote estaba en medio de una ceremonia fúnebre. “Y detuvo la ceremonia para preguntarnos si habíamos pagado por esta persona muerta para estar allí. Y acabábamos de llegar y no sabíamos que teníamos que pagar. El sacerdote nos obligó a sacar su ataúd fuera de la iglesia “, recuerda Ilabaca.

Pero la gota que colmó el vaso vino décadas después, cuando cientos de sacerdotes chilenos fueron acusados de abusar sexualmente de niños en sus parroquias. Peor aún, dice Ilabaca, fue la respuesta de la iglesia. “En lugar de expulsar a los sacerdotes de la iglesia o excomulgarlos, los envían a iglesias muy lejanas, donde continúan sus vidas como siempre”, dice Ilabaca.

Ella no está sola en su desilusión. Solo el 36% de los chilenos tiene confianza en la Iglesia Católica, la más baja de toda América Latina, según el diario chileno La Tercera. Además, el número de personas identificadas como católicas cayó del 66% en 2007 al 59% en 2017.

Al mismo tiempo, el cristianismo evangélico ha despegado y ahora captura aproximadamente el 16% de la población. Muchos de sus conversos incluyen a antiguos católicos, como Andrea la Torre, de 28 años. “Creo que la religión católica tiene mucho dinero. Mucho lujo Lo mismo con el Vaticano. Entonces, personalmente, no apoyo la visita del Papa. Ni siquiera me interesa “, dice ella.

Ese desinterés en la visita del Papa – expresado por muchos chilenos – es un gran cambio desde 1987, cuando el Papa Juan Pablo II visitó Chile durante la dictadura militar de Augusto Pinochet. Llamó al país a avanzar hacia la democracia. Además, la iglesia fue un destacado opositor a la dictadura gracias al cardenal Raúl Silva Henríquez, un activista de los derechos humanos que defendió a las personas perseguidas bajo el régimen.

“Cuando terminó la dictadura, la iglesia era la institución más respetada y prestigiosa en Chile y hoy no lo es”, dice Fernando Montes, sacerdote en Chile. Montes elogia el énfasis del Papa Francisco en los derechos humanos y la compasión por los pobres y dice que eso podría ayudar a restaurar la confianza en la iglesia. Pero sobre un tema clave, el Papa ha exacerbado los problemas de la iglesia en Chile, dice Montes.

El Papa Francisco nombró a un obispo acusado de encubrir casos de abusos sexuales, superando la oposición de muchos católicos chilenos e incluso sacerdotes en la iglesia. “Si el obispo no sabía sobre el abuso sexual, eso solo demuestra que no está prestando atención y no debería ser el obispo. Pero si él sabía sobre el abuso pero no dijo nada, eso es aún peor “, dice Montes.

De hecho, el nombramiento del obispo es la causa de muchas protestas planificadas durante la visita del Papa. Otros chilenos dicen que la Iglesia Católica se ha enfocado demasiado en la vida sexual personal de las personas. Más recientemente, la iglesia presionó fuertemente contra una nueva ley que legalizó el aborto en circunstancias angostas, incluida la violación. “Tengo la impresión de que la iglesia, que es mi iglesia, soy católica, reemplazó la moral social por la mortalidad sexual”, dice el Senador Ignacio Walker, que apoyó la legislación.

Aún así, no se puede negar que muchos chilenos están encantados de ver al Papa durante su visita de tres días aquí. Pero su presencia puede llegar demasiado tarde para apuntalar el apoyo a una institución enferma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LaVozdeChile