Viñedos chilenos motivan investigación en estudiantes de Cornell University

Viñedos chilenos motivan investigación en estudiantes de Cornell University. El curso propuesto integra ciencia, lenguaje, cultura e investigación en viñedos chilenos. Se trata del curso de ciencia del semestre de otoño. Finalizó con un viaje a Chile. Ofreció a los estudiantes una oportunidad única para combinar varias pasiones.

Madisen Swallow e 18 años resumió la experiencia. “Este curso fusionó mi amor por la ciencia, la innovación y los viajes. La mayoría de las clases de ciencias no me permiten utilizar mis habilidades lingüísticas o explorar otras culturas y países. En Chile abrazamos la cultura y el idioma”.

Sus compañeros de clase coinciden. El curso se denominó “Diagnóstico molecular: del laboratorio al viñedo”. Ha sido una experiencia de aprendizaje positivo. El curso se estrenó en 2017. Y ofrece a los estudiantes una formación y teoría práctica en el laboratorio con una experiencia en el extranjero.

Jeremy Thompson es investigador asociado y profesor de la Escuela de Ciencias Vegetales Integradas en Cornell. “La globalización y el mayor movimiento de personas, plantas y animales en todo el planeta trae nuevos desafíos para combatir la propagación de patógenos”, explica. “Este nuevo curso ofrece una introducción teórica y práctica a los principales métodos de diagnóstico molecular empleados por los investigadores hoy en día para el control de la propagación de enfermedades”.

Viñedos chilenos

Usando plantas como un organismo modelo en la clase de laboratorio en Cornell, 20 estudiantes aplicaron múltiples técnicas moleculares. De las establecidas y novedosas para determinar la causa de la enfermedad, que se manifiesta en una variedad de síntomas. Aunque las metodologías son aplicables a la sanidad animal y vegetal, el enfoque se centró en las enfermedades de la vid en la principal región vitivinícola de Chile.

Durante el semestre de otoño en el campus de Ithaca, los estudiantes comenzaron a aprender cómo hablar conversacional y técnicamente con estudiantes, docentes y colaboradores en Chile. Ellos fueron emparejados con estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Chile en Santiago para practicar el español, a través de las redes sociales.

Los estudiantes de Cornell aplicaron sus habilidades de diagnóstico y lenguaje durante un viaje de dos semanas a Chile. Allí tomaron muestras de viñedos y los analizaron en un laboratorio de campo.

“Los estudiantes de Cornell son inteligentes, muy atentos y muy interesados ​​en la elaboración del vino chileno y las tradiciones locales”, dice Mauricio Lolas, agrónomo y fitopatólogo de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Talca. “Discutimos la tecnología de la viticultura chilena y la producción de vino. Los introdujimos en la cultura chilena y les dimos un recorrido por la universidad. Fue un verdadero placer tenerlos aquí con nosotros”.

En Talca, los estudiantes visitaron el Centro de Investigación e Innovación en la bodega Concha y Toro. “Aprendí la amplitud de las nuevas técnicas de diagnóstico molecular que existen actualmente y las tendencias en el desarrollo de nuevas tecnologías”, dice Paula Fogel 20. “Esta clase fue enorme para mí en términos de ayudarme a comenzar mi carrera como científico”.

Después de cuatro días de análisis de laboratorio, al analizar 57 muestras, los estudiantes, visitaron las ciudades costeras de Valparaíso y Viña del Mar. Al regresar a un Ithaca nevado, los estudiantes concluyeron la experiencia con un informe científico sobre sus hallazgos.

Los planes futuros, dice Thompson, son que el curso se amplíe y brinde una gama de opciones prácticas para los aspirantes a investigadores en biología molecular.