Vinos biodinámicos, chilenos entre los preferidos de consumidores en China

1 min de lectura

Vinos biodinámicos, chilenos entre los preferidos de consumidores en China. Bodegas boutique chilenas y  productores de vinos biodinámicos, que combinan métodos orgánicos con factores astronómicos, ahora ven una oportunidad de aumentar su cuota de mercado en China.

Vinos biodinámicos

Los consumidores de vino cada vez más sofisticados de China están atrayendo la atención de los productores de vinos de lujo de Chile.

Valle del Maipo,  a una hora de Santiago, es el corazón del país vitivinícola de Chile, que alberga la mayor cantidad de bodegas. Algunas de ellas fundadas en el siglo XIX.

Entre ellos se encuentra Odfjell, creada en 1994 por empresarios noruegos atraídos por la posibilidad de crear nuevos vinos ecológicos en una de las regiones vinícolas óptimas del mundo.

“China es uno de nuestros mercados principales”, dijo la gerente de marketing de la marca, Claudia Yaksic. “Hemos estado allí durante unos 10 años, en constante crecimiento, con buen potencial, ya que China consume muchos vinos de alta gama”.

Para Odfjell, China es un mercado “súper importante”. Y merece observación para determinar las tendencias y los gustos que surgen entre sus conocedores del vino.

Odfjell actualmente vende entre 8 y 10,mil cajas al año a China, y la compañía espera aumentar esas cifras. “China es un mundo en sí misma y hay mucho espacio para crecer. Tiene una muy buena aceptación de los vinos y gradualmente estamos viendo un interés en los orgánicos”, agregó Yaksic.

Wines of Chile publicó un informe que muestra que las exportaciones chilenas de vino crecieron en valor en la primera mitad del año, con China encabezando la lista de destinos de exportación, comprando unos 124,3 millones de dólares.

La línea de productos Odfjell presenta una gama de vinos orgánicos, desde Cabernet Sauvignon a Merlot, Carmenere, Syrah, Cabernet Franc y Malbec, así como variedades “no tradicionales” como Carignan.

La empresa innovadora es la primera bodega de Sudamérica que adopta la vinificación de flujo por gravedad. La técnica elimina las bombas y la necesidad de fuerza mecánica, “permitiendo que el vino extraiga suavemente el color, el sabor y el tanino” para obtener un producto final más fino.

A diferencia de las operaciones tradicionales de un solo nivel, la bodega de flujo por gravedad de Odfjell se encuentra en una pendiente pronunciada, lo que permite que el vino fluya naturalmente de una etapa de producción a la siguiente.

Para que sus vinos sean biodinámicos, la compañía planta cuernos de vaca llenos de abono entre las vides, para “transmitir fertilidad” a la tierra y las plantas, de acuerdo con las recomendaciones de los agrónomos. Junto con otras medidas, ofrece una forma holística de fertilizar el suelo, dijo el experto agrícola de la empresa, Sebastián Bustamante.

El enólogo de Odfjell, Arnaud Hereu, dijo: “Es sorprendente lo que está sucediendo en Chile en términos de enología. Y la parte más interesante es el desarrollo de proyectos a pequeña escala”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
La Voz de Chile