Vinos chilenos en California y una historia de economía

2 min de lectura

Vinos chilenos en California. El norteamericano Dan Berger es un gran amigo y cultor de esta relación. “Mi primer recuerdo de probar un vino chileno es de principios de los años ochenta. Era un Cabernet Sauvignon. Y fue sorprendentemente característico”, confía. Y completa su recuerdo. “Lo único que le faltaba era sofisticación. Era más rústico que pulido. Aunque el aroma varietal era intrigante, la elaboración del vino había sido rudimentaria. El vino valió lo que pagué: 3,99 dólares.

“Esto desencadenó una serie de encuentros con varios chilenos vinculados a la industria vitivinícola chilena. Incluyendo a Agustín Huneeus, que dirigió una compañía de vino durante el reinado del presidente socialista Salvador Allende. Luego escapó dramáticamente del sangriento golpe de 1973 que puso a Augusto Pinochet en el poder”.

“Huneeus dejó su país natal. Pronto se involucró en varias empresas de vinos en Estados Unidos, incluida la importación de la marca chilena Veramonte, que aún representa un buen valor.

“Hoy Huneeus encabeza un exitoso grupo de vinos en Napa Valley con la muy aclamada Quintessa como marca clave. Está ubicada en un impresionante edificio arquitectónico.

“Desde la década de 1980 he sido testigo de muchos cambios en la industria vitivinícola chilena. Y una visita hace cuatro años al valle costero de Casablanca, al norte de Santiago, me abrió los ojos. Y me proporcionó información sobre el potencial vitivinícola de Chile.

“Vi ese mismo potencial en 2000. Lo dije en varios artículos. Esa fue la época en que Larry Challacombe vio que era hora de dejar la posición de comercialización de vinos de California para saltar a los sudamericanos como importador.

“Aunque la calidad ha mejorado notablemente el público de los Estados Unidos aún no los ha aceptado como grandes valores. La mayoría tiene precios bajos. Y dan más de lo que la mayoría de los consumidores saben.

“Uno de los problemas de los vinos chilenos, desde mediados de la década de 1990 hasta finales de la década de 2000, fue lo que ahora veo como estancamiento comercial. Una era en la que los vinos chilenos mejoraban rápidamente en calidad. Pero los consumidores estadounidenses no pagaban por ello. Fue una era totalmente diferente para el vino sudamericano, allá por el año 2001 cuando fundaron Global Wine Importers”, dijo Challacombe.

“La gente no quería pagar más que un cierto precio. Más caro significaba comprar vinos de California. Tenía que ser menos de 20 dólare al por menor. Hace solo 15 años, cualquier vino de más de 12 dólares era un desafío “.

Vinos de Chile y las empresas más grandes

Hoy en día, las tres empresas de vino más grandes de Chile son Concha y Toro y su marca de menor precio, Walnut Crest. San Pedro y Santa Rita. Todos tienen una selección de los vinos varietales más populares. Y para la mayoría los precios minoristas son de alrededor de 10 dólares por botella. O menos.

“A pesar ue Challacombe dice que los mejores vinos de Chile han mejorado significativamente en apenas una década, los precios no han subido tanto como la calidad.

“Hace veinticinco años, la mayoría de las vides estaban sobreexplotadas. Los vinos estaban sobreexpresados. Y la mayoría se vendía por menos de 10 dólares”, dijo. Muy por debajo, en algunos casos.

“Hoy, el buen vino de Chile comienza en 15 dólares”, dijo. “Y todavía representan una ganga: están entre las mejores compras del mundo”. Alrededor del 80 por ciento de lo que hacen es tinto. Y hoy en día algunos de los mejores vinos son los Cabernets del Valle del Maipo”.

“El Cabernet que se cultiva en los viñedos de mayor altitud en Maipo siempre compite con los mejores vinos elaborados en cualquier lugar. Y pueden ser caros

“Concha y Toro tiene un Cabernet Sauvignon de primera línea llamado Don Melchor. Se vende por casi 100 dólares la botella. Viene del Valle del Maipo a gran altitud.

“Pero si vas a la tienda de vinos promedio, la mayoría de los vinos chilenos que verás son de 20 dólares o menos. Los minoristas no pueden venderlo por encima de eso”.

Hace poco en Napa Valley debutó la gran empresa de vinos italiana Zonin con nueva línea de vinos chilenos. La línea incluye seis vinos Dos Almas. Elegantes y bien hechos, cada uno con un precio minorista sugerido de 15 dolares. Creo que la mayoría tiene un precio bajo.

 

Los vinos tintos de Chile han recorrido un largo camino desde que la agitación política devastó el país, incluida su industria vitivinícola. La calidad ahora excede el precio, casi en todos los ámbitos.

Algunos estadounidenses han ignorado estos vinos. Y eso ha impedido que los precios suban. Beneficio para los cazadores de gangas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LaVozdeChile