Alberto Fernández, lo que mal nace muere peor en Argentina

Alberto Fernández, lo que mal nace muere peor en Argentina. Liderando las peores gestiones de la pandemia en el mundo, el frágil presidente de Argentina, Alberto Fernández, acaba de homenajear a sus propios muertos por Covid-19.

Alberto Fernández Argentina

El derrumbe de Argentina es rápido y sostenido. La pandemia ha dejado al desnudo a una corte de políticos antiguos e incapaces, fuera de foco, logrando que una pandemia arrase al país a niveles impensados, si se lo compara con sus vecinos (para no ir tan lejos).

La demolición encabezada por el endeble presidente de Argentina, Alberto Fernández, no conoce antecedentes en la historia del país. Ni salud ni economía: la nada mismo.

En el homenaje oficial a los 100 mil muertos de fallecidos por una pandemia que está considerada entre las peores gestionadas del mundo, sorprendió más una ausencia que todas las presencias del elenco decorativo que ocupa hoy la Casa Rosada.

Se trata de la dueña del «monstruo», la vice, la siempre oculta Cristina Fernández de Kirchner. Si bien no está en la espantosa lista de fallecidos, muestra sus graves heridas al haber elegido a un compañero de fórmula que ni siquiera a ella ya la convence al frente de la administración nacional.

A la deriva

¿Dónde está Cristina, la que con el dedo ungió a Fernández como su lider? ¿Dónde está el respaldo de ese presidente «inventado»? Aquello que nació mal parido no podría terminar en felicidad: Fernández navega a la deriva como un zombie (mientras las muertes se suman y no hay perspectiva de mejoras en la situación sanitaria), mientras ella piensa en sacar otros conejos de la galera.

En la Argentina el kirchnerismo alteró la noción del futuro, reemplazándolo por la urgencia, la desesperación, la crisis permanente.

¿Serán suficientes los próximos trucos de Cristina para garantizarse una vida judicial intrascendente? ¿Cuántas veces más se puede mentir en nombre de alguna verdad?

El parte oficial sobre el homenaje a los 100 mil muertos en Argentina, de parte de los que son responsables de esta situación, no incluyó nada parecido al «perdón».

Por el contrario, la soberbia, la canchereada, cierto cruel cinismo, dan pauta acerca de lo que viene: no solamente será igual a lo que hemos vivido, sino peor, también cada vez más rápido y sostenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico