Alejandro Orfila, muere diplomático y bodeguero de Argentina

Alejandro Orfila, muere diplomático y bodeguero de Argentina. A los 96 años sucedió la muerte de Alejandro Orfila, un argentino que alcanzó el máximo nivel diplomático del mundo, mientras desarrollaba su pasión por los vinos.

Alejandro Orfila muerte

Alejandro Orfila, un diplomático de carrera que fue embajador de Argentina en Estados Unidos y Japón, y que en su retiro dirigió los Viñedos y Bodegas Orfila en Escondido, falleció a principios de este mes en San Diego. Tenía 96 años.

Helga Orfila, su esposa desde hace 44 años, dijo que su marido murió en paz rodeado de sus seres queridos en su casa del norte del condado. Dijo que estaba «listo para irse, después de disfrutar de una larga y extraordinaria vida».

Durante sus 38 años de carrera como estadista internacional, Orfila ascendió desde el puesto de funcionario del servicio exterior hasta el de embajador jefe. Y de 1975 a 1984 fue elegido Secretario General de la Organización de Estados Americanos, foro que hoy vela por los intereses de 35 Estados miembros de América del Norte, del Sur y de América Latina.

Su mayor logro en la OEA fue facilitar la firma en 1977 del Tratado del Canal de Panamá entre Estados Unidos y Panamá. También trabajó con el presidente Carter para reactivar una comisión sobre los abusos de los derechos humanos en América Latina.

Richard «Dick» Capen, ex embajador de EE.UU. en España y ex subsecretario de Defensa de EE.UU., dijo que Orfila era un «tesoro escondido en San Diego».

«Siempre fue muy discreto y humilde, pero era un individuo increíble que gozaba de la simpatía de mucha gente y tenía grandes logros en el servicio público y en los negocios», dijo Capen, residente en La Jolla.

Mendoza

Orfila nació el 9 de marzo de 1925 en Mendoza, Argentina, donde su familia lleva elaborando vinos desde 1905. Al igual que su padre, que fue gobernador de la provincia de Mendoza, Orfila se sintió más atraído por la política que por la viticultura desde muy joven. Tras estudiar Derecho en la Universidad de Buenos Aires, se trasladó a Estados Unidos para estudiar política en la Universidad de Stanford y comercio exterior en la Universidad de Tulane, en Nueva Orleans.

En 1946, se convirtió en secretario de embajada en el servicio exterior argentino y en los años siguientes fue designado para las embajadas en Moscú, Varsovia, San Francisco, Nueva Orleans y Washington, D.C.

Orfila también sirvió durante un tiempo como director de relaciones públicas de la OEA y más tarde fue nombrado ministro argentino en los EE.UU. Una de las anécdotas favoritas de Orfila de esta época, dijo Capen, fue llevar al presidente Eisenhower en un viaje de pesca a la pequeña ciudad argentina de Bariloche en la Cordillera de los Andes.

En 1960, Orfila fue nombrado embajador de Argentina en Japón, donde estuvo tres años antes de volver a la vida privada como consultor en finanzas internacionales y asuntos económicos en Washington, D.C. Capen dijo que Orfila pasó gran parte de su carrera entrando y saliendo del servicio diplomático a medida que las nuevas administraciones iban y venían en Argentina. Pero Capen dijo que Orfila era tan apreciado y capaz, que continuamente era llamado a volver al servicio.

«Era bueno en lo que hacía y le encantaba reunir a la gente», dijo Helga Orfila. «Tenía ese tipo de personalidad en la que todo el mundo le quería porque si hablaba contigo, siempre te sentías la persona más importante de la sala. Hacía que la gente se sintiera cómoda».

OEA

En noviembre de 1973, Orfila fue nombrado embajador de Argentina en Estados Unidos, donde ejerció durante dos años antes de ser elegido secretario general de la OEA.

«La OEA es una entidad muy grande en Washington y el embajador Orfila estaba justo en medio de ella. Era querido y respetado y un diplomático muy consumado», dijo Capen, antiguo editor de The Miami Herald.

Durante esos años de embajador y de la OEA, Capen dijo que Orfila era ampliamente conocido como uno de los solteros más encantadores y elegidos de Washington. Su primer matrimonio con Jean D’Aprile tuvo cuatro hijos, pero terminó en divorcio, después de 23 años, en 1974.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico