América Latina, nuevo Medio Oriente en minería

América Latina, nuevo Medio Oriente en minería. Gran proporción de productos de la minería son necesarios para la electrificación, una oportunidad para América Latina, llamada a ser la nuevo Medio Oriente.

América Latina minería Medio Oriente

La reciente victoria de Gabriel Boric en las elecciones presidenciales de Chile debería ser una llamada de atención para Estados Unidos y sus aliados. Chile y varios de sus vecinos hacen de América Latina un nuevo Medio Oriente, dada su participación sustancial en las reservas mineras necesarias para la electrificación en un mundo descarbonizado.

Con Rusia y China apoyando regímenes izquierdistas en Venezuela, Bolivia, Ecuador y ahora probablemente Chile, crecerá la competencia acalorada con Occidente por estas materias primas cada vez más valiosas.

Los productos mineros necesarios para la electrificación incluyen litio, cobre, grafito y manganeso. El «Triángulo del Litio» – Argentina, Bolivia y Chile – controla el 58 por ciento de las 78 millones de toneladas métricas de reservas de litio del mundo.

La Agencia Internacional de Energía predice que si el mundo se mueve con éxito a cero emisiones netas para 2050, la demanda de litio se disparará 42 veces para 2040 (de aproximadamente 200.000 a 8,4 millones de toneladas métricas). Eso consumirá rápidamente las reservas existentes. Es probable que se encuentre más litio, pero el Triángulo de Litio estará en una posición sólida para controlar el mercado.

La promesa de campaña del presidente electo Boric de crear una empresa estatal de litio en Chile sugiere que comprende el valor de tal control.

Reservas mundiales

Chile y Perú son los mayores productores de cobre del mundo y poseen, junto con México, el 40 por ciento de las reservas mundiales. El grafito es otro producto clave para el desarrollo de baterías y Brasil tiene más de una quinta parte del suministro mundial. También tiene más de una quinta parte de las reservas mundiales de manganeso, la mitad de lo que tiene el productor dominante de Sudáfrica.

Finalmente, Brasil también tiene el 18 por ciento de las reservas de tierras raras, en comparación con China (37 por ciento) y Rusia (10 por ciento), lo que les da a los tres una participación combinada del 65 por ciento.

Dada la importancia de la minería latinoamericana, China ha mostrado un gran interés en asegurar el acceso a las materias primas para reforzar su dominio global en la fabricación. El comercio de bienes entre China y la región de América Latina y el Caribe se ha disparado de 19.000 millones de dólares en 2002 a 295.000 millones de dólares en 2020. Solo en la minería, China invirtió alrededor de 12.000 millones de dólares en la región de 2016 a 2020 y ahora controla el 59% de la producción mundial de litio.

China

La economía no es el único factor que subyace en la relación de China con América Latina. Según un informe de la Comisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos y China presentado en diciembre al Congreso de los Estados Unidos, China está utilizando la diplomacia para perseguir sus objetivos políticos y de seguridad.

Ha presionado a Panamá, República Dominicana y El Salvador para romper relaciones con Taiwán. Ha creado Institutos Confucio en el Triángulo de Litio y el presidente Xi Jinping ha visitado Argentina, Brasil y Chile.

19 de los 24 países de América Latina y el Caribe se han adherido a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China en busca de apoyo para la inversión. Argentina, endeudada y receptora de 15.300 millones de dólares en préstamos de China, acordó la construcción de un centro de observación espacial en su territorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.