América Latina, revolución genómica margina al campo

América Latina, revolución genómica margina al campo. Comenzó revolución de la genómica en América Latina y por qué el campo está amenazado ante secuenciación de dos especies bacterianas.

América Latina genómica

Corría el año 2005. Científicos en Cuernavaca, ubicado en las tierras altas a 50 kilómetros al suroeste de la Ciudad de México, lideraron un proyecto financiado por el gobierno para secuenciar el genoma de Rhizobium etli, una bacteria que vive en las raíces de algunas plantas de frijol, ayudándolas a reparar nitrógeno.

Reflejando un esfuerzo brasileño en la Universidad de São Paulo para secuenciar el patógeno vegetal bacteriano Xylella fastidiosa cinco años antes, el proyecto fue un ambicioso intento de construir la infraestructura biotecnológica del país, brindando la oportunidad de observar corte de genómica de vanguardia de primera mano.

“Tenía la percepción de que si quieres hacer buena ciencia, tienes que ir al extranjero”, dice Robles-Espinoza, quien ahora es líder de grupo en el Laboratorio Internacional para la Investigación del Genoma Humano de la UNAM en Querétaro.

Dos décadas después, la secuenciación de una bacteria ya no parece un gran hito, pero con una subvención de US$11,6 millones del gobierno de São Paulo, los líderes del proyecto dicen que la investigación recibió más fondos estatales que cualquier otra pieza individual de la ciencia brasileña. El proyecto mexicano recibió $2 millones, también una gran inversión.

Para los científicos de América del Sur y Central, estos proyectos representaron más que una relajación de los presupuestos gubernamentales. Al financiar a científicos mexicanos y brasileños para secuenciar bacterias importantes para la agricultura, que fueron significativas para sus propias economías, los proyectos ayudaron a desencadenar la revolución biotecnológica de la región.

El trabajo “creó una red y un revuelo dentro de la comunidad de São Paulo. Eso fue muy importante”, dice Lygia da Veiga Pereira, directora del Laboratorio Nacional de Investigación de Células Madre Embrionarias de la Universidad de São Paulo.

“El mayor impacto fue hacer que estas herramientas estuvieran más disponibles, no solo la secuenciación sino también la biología molecular”.

Biología molecular

Tanto los proyectos iniciales de secuenciación de tiempo limitado de México como los de Brasil también ayudaron a capacitar a una nueva generación de investigadores en genómica, dice Rafael Palacios, coordinador del Laboratorio Internacional para la Investigación del Genoma Humano de la UNAM.

México creó un programa de pregrado especializado para futuros genetistas. Y, en Brasil, la cantidad de estudiantes que obtuvieron títulos de maestría y doctorado en ciencias se duplicó entre 2000 y 2008.

“Hay muy buenos científicos haciendo muy buena genómica en México”, dice Palacios. “Ellos son los que van a cambiar la imagen de la genómica mexicana”.

Desde su oficina en la extensa São Paulo, Fernando Reinach vio cómo se desarrollaba una revolución.

A mediados de la década de 1990, investigadores estadounidenses y europeos habían comenzado a hacer grandes avances en la secuenciación del genoma: primero la bacteria de laboratorio Escherichia coli, luego el gusano nematodo, la mosca de la fruta y una planta con flores.

“En estas nuevas áreas donde los campos estaban en auge, estaba claro que Brasil se estaba quedando atrás”, dice Reinach. “Había solo dos o tres personas en Brasil que pudieron secuenciar un genoma”.

Clorosis variegada

El país contaba con genetistas y bioinformáticos, pero la mayoría se formó en el exterior y en muchos casos se quedó allí. Aquellos que regresaron a menudo colaboraron en proyectos europeos o estadounidenses en lugar de liderar los suyos propios. Impulsado por el optimismo y el deseo de demostrar el temple científico de su país en el escenario mundial, en 1997 Reinach invitó a 191 científicos de todo São Paulo a participar en la secuenciación y el análisis de la bacteria que causa la clorosis variegada de los cítricos, una enfermedad que ha infectado a más de 100 millones de árboles de cítricos en Brasil desde 1987.

Sin embargo, aunque los científicos habían comenzado a abordar las bacterias asociadas con los humanos, nadie había secuenciado aún un patógeno vegetal. Trabajos anteriores habían demostrado que X. fastidiosa tenía un genoma de 2,7 millones de pares de bases. Eso lo colocó en la zona Goldilocks de la genómica: suficiente ADN para desafiar a los científicos pero lo suficientemente pequeño como para ser manejable.

Lindow dice que el proyecto «cambió el campo» al proporcionar información clave sobre la compleja genómica y el metabolismo de patógenos que tienen que sobrevivir tanto a su planta huésped como a un insecto vector. El hecho de que tal descubrimiento proviniera de científicos brasileños fue una ventaja, dice.

“Antes de ese genoma, había muy pocos trabajos de investigación de Brasil”, agrega Leonardo De La Fuente, patólogo de plantas de la Universidad de Auburn en Alabama, nacido en Uruguay. “Eso motivó a mucha gente a trabajar más en biología”.

14 Replies to “América Latina, revolución genómica margina al campo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *