América Latina, vuelta a la inflación y la política frágil

América Latina, vuelta a la inflación y la política frágil. Inflación creciente e incertidumbre política persisten en América Latina, una ecuación clásica e histórica de la región.

América Latina inflación política

El índice MSCI Latin American, que captura acciones de capitalización grande y mediana en cinco países de mercados emergentes (ME), a saber, Brasil, con mucho el componente más grande, México, Chile, Perú y Colombia, ha subido 10 por ciento en lo que va del año, en dólares.

Tal desempeño contrasta marcadamente con el observado en el índice MSCI All-World, un barómetro para las acciones de los mercados emergentes y desarrollados globales, que ha caído cerca del 12 por ciento.

El rendimiento superior se debe en particular a que el mercado de valores de la región se benefició de un aumento en los precios de las materias primas, los movimientos cambiarios favorables y el aislamiento de los riesgos geopolíticos. Dicho esto, los problemas subyacentes, como el aumento de la inflación y la incertidumbre política, persisten en las economías de la región.

Brasil

La economía más grande de América Latina aparentemente ha emergido de un período económico inquietante provocado por la pandemia de coronavirus. La actividad empresarial, ayudada por la aceleración del crecimiento en los servicios y la manufactura que registró una contracción más lenta, apuntó a la expansión más rápida en el sector privado del país desde septiembre pasado. Dicho esto, el país aún no está fuera de peligro.

La inflación persistentemente alta, derivada del aumento de los costos de la energía y los alimentos, impulsada principalmente por los desafortunados acontecimientos ocurridos en Ucrania, ha paralizado el poder adquisitivo de los consumidores.

La tasa de inflación anual en Brasil subió al 10,5 % en febrero de 2022 desde el 10,4 % del mes anterior, en línea con las previsiones. La lectura apunta al sexto mes consecutivo de tasas de inflación de dos dígitos. Los mayores aumentos de precios se observaron en el transporte (18,26 %), concretamente en los combustibles, la vivienda (14,61 %) y los alimentos y bebidas (9,12 %). Sobre una base mensual, los precios al consumidor subieron un 1,0 por ciento, casi el doble del aumento del 0,54 por ciento observado en enero.

Los más vulnerables a las conmociones económicas han tenido problemas desde que la inflación comenzó su trayectoria ascendente. El presidente Jair Bolsonaro, en un intento tanto por aumentar su popularidad antes de las próximas elecciones presidenciales como por mitigar las dificultades económicas que enfrentan las familias como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania, está evaluando un aumento temporal del programa de asistencia social Auxilio Brasil.

México

México, que es testigo de presiones de precios similares con una inflación general que subió a 7.28 por ciento en febrero a pesar de los aumentos en las tasas de política de referencia, también enfrenta incertidumbre política.

El 10 de abril, los ciudadanos de México tendrán derecho, a través de un referéndum según lo establece la constitución, a expresar su opinión sobre el presidente Andrés Manuel López Obrador, mediante la confirmación o revocación de su mandato.

Se dice que Obrador, que busca completar su mandato de seis años, ha mostrado poco respeto por las normas democráticas, atacando a los periodistas que no se ajustan a sus puntos de vista, arremetiendo contra las organizaciones no gubernamentales y los movimientos de la sociedad civil por investigar la corrupción y defender los derechos humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *