Ana Tijoux y «Cacerolazo», el hit rapero que suena en Santiago

Ana Tijoux y «Cacerolazo», el hit rapero que suena en Santiago. La rapera de protesta se convirtió en una referencia del más que prolongado «despertar» social de Chile.

Ana Tijoux Cacerolazo

Superando la manga de su sudadera, el año 1977 está tatuado en su muñeca, recordando la fecha de su nacimiento en Francia, pero también el título de uno de sus álbumes más importantes.

«Voy a hacer un décimo tatuaje, una América Latina gigante en mi pierna», dice.

La revista Rolling Stone la catapultó en 2014 como «mejor rapera del idioma español» por su «dicción precisa y sentido del ritmo infalible». Fue nominada varias veces en los Premios Grammy y su música resuena en la serie «Breaking Bad o en el videojuego Fifa 11.

La vida de Anamaria, su nombre completo, es compartida entre Chile y Francia, donde nació de padres exiliados durante la dictadura de Pinochet.

Recientemente hizo las maletas y regresó a París con su esposo y sus dos hijos. A pesar de la distancia ha estado protestando desde sus primeras canciones. Así se ha convertido en una referencia para el «despertar» social en Chile.

«Cacerolazo» es una canción que, con ollas y sartenes, llama al presidente Sebastián Piñera a renunciar. «No son treinta pesos, son treinta años / La Constitución, los favores usurpados / Con el puño y la cuchara contra el boato / y contra todo el estado, ¡cacerolazo!», canta Ana Tijoux.

«Fuimos muchos los que esperábamos esta unión de fuerzas y rabia dejada en el viento por años», dice. «Cacerolazo» no pretende ser un himno o un llamado a la acción».

Para Ana Tijoux, a quien siempre se le ha dicho que la música debería ser un entretenimiento, mientras ella blandía su micrófono como arma, es un gran momento. «Una conciencia política es lo más hermoso que le puede pasar a todos», dice ella.