Anitta, su poder cultural en el Brasil de Bolsonaro

Anitta, su poder cultural en el Brasil de Bolsonaro. En «Garota de Ipanema», Anitta cambia el poder blando de la bossa nova, con un clip provocativo lejos de la época conservadora que Bolsonaro promueve en Brasil.

Anitta Brasil Bolsonaro

Anitta le da la espalda a Brasil, y por una buena razón. Una de las cantantes brasileñas más exitosas del siglo XXI, ella sola reunió a más de 370.000 personas en un solo bloque de carnaval en Río a principios del año pasado. Pero ahora quiere a millones más, y en todo el mundo.

A finales de abril, Anitta estrenó su vídeo más caro para su nueva canción, «Garota de Ipanema». Tenía un objetivo en mente: conquistar los oídos del mundo. Su método fue remodelar un notorio poder cultural brasileño conocido como bossa nova.

El vídeo musical comienza con imágenes de la cantante vestida como una estrella de Hollywood en el Río de Janeiro de los años cincuenta. Rodeada de hombres delgados, en su mayoría blancos, Anitta canta una adaptación en inglés de la internacionalmente famosa canción, lanzada en 1962 por Antonio Carlos Jobim y Vinicius de Moraes.

A continuación, el video muestra a los espectadores la verdadera Río de Janeiro. Cae un ritmo de trap y nuestra mirada se desplaza a personas negras bailando en la Piscinao de Ramos, una playa artificial creada por el gobierno en el año 2000 en los suburbios de Río.

Era conservadora de Bolsonaro

Durante dos años, Anitta fue muy criticada por fans y artistas por no posicionarse públicamente sobre Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil. Durante la campaña electoral de 2018, fue cuestionada por su ausencia en el movimiento #EleNao contra Bolsonaro. En ese momento, ella argumentó que solo tenía 25 años y cero conocimientos políticos.

Las políticas nacionalistas de Bolsonaro pretenden recuperar la belleza y la gloria del pasado de Brasil. Pero lo cierto es que es más conocido por sus declaraciones sexistas, homófobas y racistas de su época en la Cámara de Diputados. El año pasado, una de sus colegas de mayor confianza, Damares Alves, ministra de Derechos Humanos, Familia y Mujer, actuó para impedir el aborto legal de una niña de 10 años, que quedó embarazada tras ser violada por su propio tío.

Con Bolsonaro en el poder, los brasileños viven actualmente bajo una administración conservadora. Esto se refleja particularmente en las decisiones culturales del gobierno federal. El gobierno de Bolsonaro supervisa las exposiciones, la música, las películas y los programas de televisión y evalúa si se alinean con la visión del Estado sobre los valores familiares y religiosos.

Anitta ha publicado finalmente declaraciones en las redes sociales criticando a la administración de Bolsonaro. Sin embargo, ninguno de sus tuits es tan potente como el mensaje que transmite en su nuevo video.

Un Río diferente

«Chicas calientes, de donde yo vengo, no parecemos modelos», canta, con mujeres escasamente vestidas bailando en una playa artificial. La canción hace hincapié en las mujeres sin pechos de silicona que muestran sus cuerpos con celulitis.

También muestra a hombres negros poniendo crema a las mujeres para blanquear su vello corporal, mientras otros asan carne en la playa. Algunas parejas incluso parecen tener casi sexo en el mar. Este es un Brasil completamente diferente al país que Bolsonaro quiere retratar hacia el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico