Argentina, crecen temores por avión «carguero» de Venezuela

Argentina, crecen temores por avión «carguero» de Venezuela. Avión carguero de Venezuela lleva ocho días inmovilizado en Buenos Aires, involucrando a Argentina con terroristas de Irán.

Argentina avión Venezuela

La justicia de Argentina investiga a casi una veintena de tripulantes de Irán y Venezuela, para rastrear el perfil de cinco de ellos y un posible vínculo con los Guardianes de la Revolución Islámica.

Poco a poco han ido surgiendo detalles sobre la ruta del dispositivo en las últimas semanas en Sudamérica. Uruguay le negó notablemente el acceso a este avión y su tripulación.

El Boeing 747 pertenece a Emtrasur, una subsidiaria de la aerolínea pública venezolana Conviasa, objeto de sanciones del Tesoro de EE. UU.

Según un portavoz de la Cancillería iraní, había sido cedida a Venezuela hace más de un año por Mahan Air.

Esta empresa privada iraní también está sujeta a sanciones estadounidenses. Washington lo acusa de brindar apoyo material a la Fuerza Al-Quds, una unidad de élite de “operaciones externas” de la Guardia Revolucionaria, el ejército ideológico de la República Islámica. Como tal, está en la lista negra de «organizaciones terroristas extranjeras» de los Estados Unidos.

Rutas

El avión llegó el 6 de junio de 2022 a Argentina procedente de México, transportando autopartes con destino a una fábrica argentina. Desviado primero a Córdoba, en el centro del país, por la niebla en Buenos Aires, está inmovilizado desde el 8 de junio en el aeropuerto capitalino de Ezeiza, tras intentar llegar a Uruguay, al que le negaron el acceso.

Anteriormente, el aparato, sin que se supiera si era con la misma tripulación, había pasado por Paraguay entre el 13 y el 16 de mayo, reveló Asunción. Allí había cargado un cargamento de cigarrillos con destino a la isla holandesa de Aruba en el Caribe.

Tras su salida, Paraguay fue informado de que «el avión estaba sujeto a sanciones del Tesoro de Estados Unidos, y que siete miembros de su tripulación eran miembros de la Fuerza Quds», según el ministro del Interior paraguayo, Federico González. «Otros servicios de inteligencia de la región han sido notificados y, en consecuencia, Argentina y otros países han tomado medidas», dijo el martes.

Irregularidades

El 12 de junio, una semana después de que la aeronave arribara a Argentina, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, reveló que “se ha recibido información de organizaciones extranjeras que han alertado sobre la pertenencia de una parte de la tripulación a empresas vinculadas a la Guardia Revolucionaria iraní”.

Además, según el ministro, “habían declarado una tripulación menor a la que viajaba”, a saber, 19 personas, cinco iraníes y 14 venezolanos. Los cuales ahora están retenidos por la justicia en territorio argentino, y sus pasaportes registrados en el caso de los iraníes, pero libres de ir y venir, y alojados en un hotel de Ezeiza.

También había tomado justicia la Delegación de Asociaciones Judías Argentinas (DAIA). El ingreso de ciudadanos iraníes sigue siendo un punto sensible, ya que Argentina los considera vinculados al atentado de 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina en Buenos Aires que dejó 85 muertos y 300 heridos.

Sospechas

La Justicia validó la inmovilización del avión en nombre de una «sospecha razonable de que el motivo aducido para ingresar (a Argentina) puede no ser el real». Según el ministro argentino Fernández, en la lista de tripulantes figura un hombre de nombre Gholamreza Ghasemi, «pariente del ministro del Interior iraní, y su nombre coincide con el de un miembro de la Guardia Revolucionaria y director de una empresa vinculada en Al-Quds.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.