Argentina, Cristina Kirchner podría ir a la cárcel por presunta corrupción

Argentina, Cristina Kirchner podría ir a la cárcel por presunta corrupción. La vice de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, fue acusada de liderar esquema de corrupción para robar fondos públicos.

Argentina Cristina Kirchner cárcel corrupción

La vicepresidenta de Argentina, Cristina Kirchner, podría enfrentar hasta 12 años de prisión mientras lucha contra acusaciones de corrupción relacionadas con robo de dinero destinado a obras públicas.

Ella está acusada de defraudar al Estado por su presunta participación en un esquema para desviar fondos públicos durante sus dos mandatos como presidente, entre 2007 y 2015.

La investigación busca establecer si ella y otros funcionarios de su gobierno favorecieron a las firmas del empresario Lázaro Báez en los procesos de licitación de decenas de obras públicas en la región sur de la Patagonia, muchas de las cuales estaban sobrevaluadas o no concluyeron.

Muchos expertos sospechan que el capital supuestamente desviado habría vuelto a manos de la familia Kirchner a través de sus empresas.

Otras 12 personas también están acusadas de participación en la atribución ilícita de contratos de obra pública.

La vicepresidenta siempre ha negado haber actuado mal, incluso cuando testificó ante el tribunal en 2019.

Afirmó en Twitter que la acusación está en «violación abierta del principio de defensa en los tribunales», alegando que algunos de los cargos en su contra no se habían planteado previamente.

Fernández de Kirchner también dijo que se defendería en las redes sociales, mientras criticaba lo que, según ella, estaba siendo puesto ante un «pelotón de fusilamiento» mediático y legal.

Defensa

Agregó que no tuvo la oportunidad de testificar sobre nuevos elementos del caso y que presentaría su defensa en las redes sociales.

Uno de sus abogados, Gregorio Dalbon, afirmó que la fiscalía estaba «abandonando el estado de derecho y creando una historia mediática», esencialmente noticias falsas. Dalbon es conocido por ser una usina de mentiras y medias verdades.

El presidente Alberto Fernández también condenó la decisión en Twitter, calificando la decisión como un caso de persecución judicial contra el expresidente.

«Ninguna de las acciones atribuidas a la expresidenta ha sido probada y toda la acusación se basa puramente en la función que ejercía en ese momento, lo que lamentablemente degrada los principios más básicos del derecho penal moderno», dijo.

Los delitos de los que se le acusa se castigan con hasta 16 años de prisión.

El fiscal de Argentina, Diego Luciani, ha pedido que el vicepresidente sea condenado a 12 años de prisión e inhabilitado para ejercer cargos públicos de por vida.

«Esta es probablemente la maniobra de corrupción más grande que se haya conocido en el país», dijo Luciani al defender la sentencia.

La sentencia se conocerá en meses, aunque Fernández de Kirchner podría recurrirla ante tribunales superiores, que tardarían años en llegar a un veredicto final.

El impacto económico del desfalco llegaría a los 2500 millones de dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.