Argentina, cuál es el capital político de Milei

Argentina, cuál es el capital político de Milei. La transformación del primer presidente autoproclamado libertario y “anarcocapitalista” de Argentina Javier Milei y su capital político.

Argentina Milei capital político

Por Agustino Fontevecchia

El capital político de Javier Milei se construyó online. La transformación del primer presidente autoproclamado libertario y “anarcocapitalista” de Argentina en el fenómeno global en el que se ha convertido está inevitablemente ligada a su increíble capacidad de aprovechar las redes sociales para acumular capital político.

Es de esta manera que Javier Milei ha logrado marcar la agenda y liderar la opinión pública, a pesar de contar con minorías absolutas en ambas cámaras del Congreso, al punto que su coalición La Libertad Avanza ya ha conseguido al menos dos victorias políticas sobre sus oponentes. , es decir, la panperonista Unión por la Patria y los centristas que han surgido de las cenizas de Juntos por el Cambio.

A principios de este año, Milei viajó en avión a Davos para sermonear a la élite mundial sobre los peligros del «socialismo», obteniendo múltiples retuits nada menos que de Elon Musk, el influencer digital más poderoso del mundo, lo cual es más importante que el hecho de que también es el hombre más rico del mundo en estos días, eso permitió al economista de pelo revuelto cantar victoria, aumentando su capital político en casa (incluso si eso significaba predicar al coro).

También es la razón por la que el enfrentamiento entre el gobierno y uno de los enemigos favoritos de Milei, la Confederación General del Trabajo (CGT) ese mes, podría verse como un empate técnico en cierto sentido: una expresión analógica de poder como una movilización masiva chocó con una versión digital que es en algún elemento sintética, como lo son los mensajes enviados desde la Casa Rosada a la nación a través de las ondas virtuales.

Milei poder

Antes de la huelga general celebrada el 24 de enero, hubo una especie de división entre líneas polarizadas sobre lo que iba a suceder. Los cercanos a Milei y su círculo íntimo -que incluye a su hermana Karina, su principal asesor Santiago Caputo, sus mastines ingleses y su gabinete- se mostraron optimistas de que la huelga desnudaría a los dirigentes sindicales y los expondría como parte de la “casta”, una expresión de la pasado que no tiene cabida en una nación revolucionada por las ideas de libertad.

Entre los miembros de la oposición a Milei había una sensación de heroísmo en torno a la protesta, y varios líderes sindicales sugirieron que más de un millón de personas podrían tomar las calles para detener a un líder totalitario que ha estado pisoteando los derechos adquiridos.

Para muchos, era ridículo que los dirigentes sindicales convocaran a una huelga general apenas un mes después de iniciar su gobierno -la huelga general más rápida jamás realizada en Argentina-, mientras que para otros el descaro de la decisión del gobierno de Milei de intentar imponer una reforma general del el Estado a través de dos instrumentos administrativos (un decreto de emergencia DNU y el llamado ‘proyecto de ley Ómnibus’ que en conjunto combinan más de 1.000 artículos) rozaron lo tiránico.

Argentina Javier Milei

La dirigencia sindical con Pablo Moyano (camioneros) y Héctor Daer (salud) al frente fustigó al gobierno de Milei, llegando el primero a decir que los trabajadores arrojarían al ministro de Economía, Luis ‘Toto’ Caputo, “al río Riachuelo”.

Dependiendo de a quién se le pregunte, decenas de miles o cientos de miles marcharon hacia la Plaza del Congreso, donde demostraron habilidad organizativa y cumplimiento de los mandatos sindicales. Cuerpos físicos llenaron las calles, haciendo todo lo posible para evitar violar flagrantemente el nuevo protocolo antipiquetes de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Había una clara intención de evitar conflictos con la policía y otras fuerzas de seguridad.

El poder, en sus múltiples dimensiones, tiene que ver con la capacidad de hacer cosas y al mismo tiempo establecer las expectativas de los destinatarios de un determinado mensaje en virtud de un alto nivel de confianza en lo que se comunica, independientemente de la preferencia de cada uno. Si Milei obtiene poder de sus seguidores en las redes sociales, lo que se tradujo en una popularidad que le permitió llegar a la presidencia, entonces la CGT obtiene poder de las posibles perturbaciones que pueden crear mediante movilizaciones masivas y huelgas generales. Uno digital, el otro analógico.

Estas protestas masivas fueron un elemento típico de la política del siglo XX a través del cual sectores que no concentraban las palancas del poder pudieron levantarse e incluso superar a los que estaban en el poder. Mientras que en la mayoría de los países occidentales este tipo de manifestaciones son ahora pocas y espaciadas, y generalmente asociadas con una ola de aprensión o protesta pública, en Argentina se han convertido en la norma al punto que los “piqueteros” tienen representación política, un poder público. presupuesto, y una gran cantidad de actores detrás.

Argentina ideología

Dada su afinidad ideológica con el kirchnerismo y el peronismo, la nueva “grieta” o dialéctica sociopolítica que se ha apoderado equipara a quienes se movilizan y cortan calles con la “casta” política y sus víctimas ignorantes, o quienes reciben espuriamente planes de bienestar y asistencia estatal. asistencia. Son un antagonista perfecto para Milei, la revolucionaria libertaria.

El poder del sistema sindical está claramente en declive, al igual que el capital simbólico de las movilizaciones masivas organizadas. La protesta de la CGT se estructuró de manera que se minimizara el conflicto y se respetara el protocolo antipiquetes, a pesar de la jactancia de algunos dirigentes que pidieron más desobediencia, demostrando verdadera docilidad. La duración limitada del acto principal, y el hecho de que las principales arterias de la City estuvieran relativamente abiertas ese día, deben leerse como una especie de victoria del novel gobierno libertario, a pesar de la larga experiencia de Bullrich en el asunto en ambos bandos.

Hay problemas estructurales que hablan del declive del sistema sindical en Argentina, incluido el estancamiento del número de trabajadores registrados (en contraposición al crecimiento exponencial de los trabajadores informales), la falta de protección del poder adquisitivo dada la constante contracción económica y el afianzamiento del sistema sindical en Argentina. de liderazgo hasta el punto de que las dinastías se han enriquecido a expensas de los sindicatos que controlan.

Al mismo tiempo, aprovechar el poder del ecosistema digital ha permitido que un panelista de televisión aleatorio supere en maniobras a las dos principales coaliciones políticas con una falta absoluta de estructura partidaria en sólo dos años. Le ha dado a Milei una especie de enfoque láser que le permite apuntar a quien elija, marcándolo como «casta» y luego desatando los trolls digitales sobre ellos. En equipo con Musk, el presidente regresó de Davos convertido en una superestrella mundial, lo que le dio más capital político. Para él, se trata de alcance y compromiso.

Si bien esta energía digital puede traducirse en poder en el mundo real, Milei y su equipo deben tener cuidado de no confundir su popularidad con músculo real. A pesar de tener minorías sustanciales en ambas cámaras del Congreso, La Libertad Avanza logró una victoria inicial a nivel de comisión para llevar su proyecto de ley general a la Cámara de Diputados, sólo para verse obligado a retirar el proyecto más tarde dada su debilidad legislativa. El apoyo social a Milei sigue siendo alto pero está disminuyendo, lo que significa que las calles podrían volverse cada vez más volátiles si la situación económica sigue siendo gélida. Por ahora reina la calma en Buenos Aires.

Ser un influencer en las redes sociales tiene muchos beneficios, pero también existe un mundo real que no se ajusta a los límites del algoritmo.

8 Replies to “Argentina, cuál es el capital político de Milei”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *