Argentina, la permanente crisis política de los inútiles

Argentina, la permanente crisis política de los inútiles. Argentina prosigue sacudida por una crisis política tras la peor derrota del peronismo en su historia, con un gobierno que no consigue armarse pese a los artificios.

Argentina crisis política

La coalición peronista reunida detrás del presidente, Alberto Fernández, fue duramente golpeada el 12 de septiembre, durante las primarias de las elecciones legislativas. La sociedad le propinó al peronismo la peor derrota en su historia, desatando una crisis política en el seno de un gobierno ineficaz.

Luego de varios días de shows y operaciones políticas, el presidente argentino Alberto Fernández finalmente anunció una cuestionada reorganización parcial del gabinete el viernes 17 de septiembre, bajo la presión de su vicepresidenta y exjefa de Estado (2007-2015), Cristina Fernández de Kirchner.

«Corregiremos lo que se pudo haber hecho mal», prometió el mandatario argentino a raíz de los resultados, sin sugerir un posible cambio en el equipo ministerial. Siguió una secuencia confusa, en la que las disputas dentro de la coalición fueron entregadas al público por salidas mediáticas con fines poco claros, abriendo un mar para toda especulación.

A partir del miércoles 15 de septiembre, cinco ministros y altos funcionarios presentaron sus renuncias, tomando nota de la derrota electoral, maniobra que se interpretó como una forma de que Cristina Fernández de Kirchner reoriente el rumbo del gobierno.

Alberto Fernandez, «okupa»

Cristina Kirchner era la dirigente peronista quien, de cara a las elecciones presidenciales de octubre de 2019, había lanzado una fórmula atípica al elegir ella misma al candidato Alberto Fernández, considerado más consensual, mientras se colocaba en un segundo plano, como número dos de la boleta presidencial, para atraer a los votantes molestos por su modo insportable.

Desde su triunfo en la primera vuelta -en medio de la crisis económica que se inició en 2018 bajo el mandato de Mauricio Macri – los editorialistas más críticos no se han cansado de bromear: Alberto Fernández sería una «marioneta» de la vicepresidente.

También lo son los mensajes de voz en WhatsApp -muy popular entre los argentinos para las discusiones virtuales- de una diputada leal a Cristina Fernández de Kirchner que, en el lenguaje crudo de un intercambio privado, se hizo eco de los reproches dirigidos por el ala kirchnerista al presidente.

En estos mensajes que se han filtrado a través de la prensa, Fernanda Vallejos acusa a Alberto Fernández de ser un «okupa» del palacio presidencial, además de recordar «que no sirve para nada» y debe su poder sobre todo a su compañerade fórmula. La diputado también castiga la gestión económica y sanitaria del gobierno.

Entre tantas dudas, surge por ahora una certeza, que es un casi una constante en la Argentina: cualquier cambio del gobierno garantiza que nada cambie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Caribe Mexico